Revista Ritmo

Páginas seleccionadas de la prestigiosa revista mensual de música clásica

Revista Ritmo

En portada
60 Concurso Internacional de Piano de Jaén
MARZO 2018 / Número 916

60 Concurso Internacional de Piano de Jaén

Francisco Reyes Martínez, Presidente de la Diputación Provincial de Jaén

En 2018 el Premio Jaén de Piano alcanza su 60 edición, que comenzará el mes próximo, el 4 de abril, organizado por la Diputación Provincial de Jaén. ¿Es esta la confirmación de una apuesta por la cultura en todo su esplendor?

El Concurso Internacional de Piano Premio Jaén es el buque insignia de la rica y variada oferta cultural de la provincia de Jaén. Su prestigio viene avalado por los pianistas que a lo largo de estas seis décadas han pasado por este certamen que cuenta con un jurado de primer nivel, que edición tras edición, ha valorado la calidad técnica de pianistas que han visto como su carrera profesional se ha proyectado tras su paso por nuestra tierra. En este sentido, la Diputación de Jaén siempre ha velado por garantizar la mejor organización, sin escatimar esfuerzos porque entendemos la cultura siempre como una inversión, ya que nos mejora como sociedad, y además, genera riqueza. En los buenos datos turísticos registrados por la provincia de Jaén el pasado año tuvieron mucho que ver las propuestas culturales que se programan en nuestro paraíso interior. Como saben, este 2018 es el Año Europeo del Patrimonio Cultural y consideramos que debe ser una oportunidad para poner en valor la provincia de Jaén como un destino cultural que tiene por bandera el prestigioso Concurso Internacional de Piano Premio Jaén.

Recientemente tuvo lugar, en la sede de la SGAE en Madrid, la presentación de la 60 edición ante la prensa nacional y especializada, y todos se quedaron asombrados de la variedad de actividades y dimensión de este Concurso…

Este aniversario renueva el compromiso de un matrimonio “Jaén-Piano” que se alarga en el tiempo. Unas “bodas de diamante” que vamos a celebrar con la organización de más de 150 actividades entre conciertos, conferencias, exposiciones, publicaciones y, por supuesto, el propio concurso, que incluye interesantes novedades este año. Queremos que una edición tan especial como ésta se extienda y se celebre a lo largo de los 12 meses.

“Jaén, Paraíso Interior”, reza el logo de la provincia, centro mundial del aceite de oliva y durante diez días capital mundial del piano… ¿A los binomios aceite-Jaén o naturaleza-Jaén, podríamos añadirle piano-Jaén?

Sin lugar a dudas. Este binomio existe porque sería imposible mantener durante 60 años un concurso de este tipo si no contara con una respuesta favorable de la ciudad y la provincia. Nuestro reto es reforzarlo, haciendo cada día más presente este instrumento, acercándolo a la calle, y proyectando al exterior un vínculo forjado con el tiempo. De hecho, uno de los objetivos que nos marcamos con este aniversario es que los jiennenses nos sintamos orgullosos de este concurso, más allá de los gustos musicales particulares de cada cual. Que lo conozcamos y ejerzamos de profetas en tierra propia, puesto que es evidente que desde fuera nos observan con admiración gracias a este concurso de piano. El maratón de piano, en el que se dan cita los jóvenes pianistas de nuestra provincia, o las actuaciones de los alumnos del Conservatorio Superior de Música de Jaén en plazas céntricas de la capital jiennense nos han ayudado a implicar a la ciudadanía en un proyecto cultural que, como el aceite de oliva, está en nuestro ADN.

Según los balances de los últimos años, la presencia de concursantes internacionales es abrumadora, con una internacionalidad muy alta…

En la pasada edición se dieron cita 64 jóvenes intérpretes de 17 nacionalidades diferentes, y a lo largo de estos 59 años de historia han ganado el certamen pianistas de 21 países distintos. Son solo unos datos que ponen de manifiesto el carácter internacional de un certamen pianístico que es observado con lupa por las mejores escuelas del mundo, y en el que quieren estar los mejores intérpretes del planeta.

Desde 1993 hay una obra obligada, encargo expreso de la Diputación a un compositor. Para esta edición del 60 aniversario se ha encargado una obra a José María Sánchez-Verdú, uno de los compositores españoles más importantes e internacionales….

La obra obligada es uno de los rasgos diferenciadores de nuestro concurso. Entre las piezas de gran dificultad interpretativa a las que tienen que hacer frente los participantes se encuentra esta obra obligada, una composición musical elaborada expresamente para este premio por prestigiosos compositores españoles, lo que además nos permite generar un legado musical con el sello del Premio Piano de Jaén. Para esta edición especial, la obra obligada se titula Jardín de espejos, compuesta por José María Sánchez-Verdú. Una vez más, se ha extraído del Cancionero Popular de Jaén, que en su tiempo publicó Lola Torres. Se trata de una breve y sencilla canción estrófica recogida en el pueblo jiennense de Beas de Segura.

¿Podría hacer de cronista histórico para nuestros lectores y contar brevemente la historia de este certamen?

El concurso de piano de Jaén tiene unos orígenes algo confusos, dado que son diversas instituciones las que intentaron organizarlo, y de hecho lo consiguieron, si bien cada una en distintos años. En 1951 se encuentra un borrador o proyecto de bases para un concurso, Premio “Diputación” 1951, organizado por el Instituto de Estudios Giennenses. El pianista y compositor Joaquín Reyes Cabrera y el arquitecto Pablo Castillo García-Negrete crearon en 1953 el “Premio Club Alpino”, que se celebró durante dos años. En 1955, el Instituto de Estudios Giennenses (IEG) asumió el patrocinio del concurso que pasó a denominarse Premio Jaén de Piano. La primera edición del Premio Piano Jaén, que se celebró en 1956, se la adjudicó Jacinto Matute Narro, que recibió las 5.000 pesetas con las que estaba dotado el certamen. Si en su origen el premio tenía carácter nacional, fue a partir de 1959 cuando adquirió la categoría internacional. El Instituto de Estudios Giennenses organizó el certamen entre 1956 y 1988. A partir de este año, la Diputación Provincial de Jaén asumió el patrocinio y la organización del mismo. Como se ha citado antes, desde el año 1993, el concurso cuenta con una obra obligada escrita por un compositor español expresamente para este certamen y que se estrena a nivel mundial en el marco del Premio Jaén. Así, la obra obligada ha sido compuesta por prestigiosos compositores, como Antón García Abril, Tomás Marco, José García Román, Xavier Montsalvatge, José Luis Turina o Luis de Pablo, entre muchos otros.

¿Qué actividades paralelas conlleva esta 60 edición, qué será inaugurada por el prestigioso pianista británico Paul Lewis?

Se ha confeccionado un programa amplio y variado de actividades, que abrimos este mes de febrero con el I Festival de Piano de Jaén, en el que estarán grandes figuras como Joaquín Achúcarro, Michel Camilo y Tomatito, Ton Koopman, Wim Mertens o Domenico Codispoti. En total serán 6 espectáculos en Jaén, La Carolina y Martos, con propuestas variadas para que el espectador pueda apreciar las diferentes voces y personalidades que puede adquirir el piano, y que van desde la música clásica o los aires porteños, pasando por el flamenco fusión, el jazz, el minimalismo o su estilo más puro. Además, rendiremos homenajes a Debussy, en el que contaremos con Rosa Torres-Pardo, Premio Nacional de Música de 2017, y a Beethoven, con la interpretación de sus 32 sonatas. Y en torno al Día de la Música, el 21 de junio, se desarrollará una de las propuestas más singulares: la distribución de 60 pianos en escenarios de toda la provincia que serán tocados de manera simultánea. Una exposición, la creación de un mural conmemorativo o la edición de diferentes publicaciones y materiales son otras de las actividades que completarán este programa.

¿Y actividades pedagógicas?

Para el otoño de este 2018 se ha programado una decena de conciertos didácticos para alumnos de secundaria, a cargo del músico y pedagogo Alberto de Paz. Una actividad que se realizará en cada una de las comarcas de la provincia, de tal forma que abarquemos el conjunto de la geografía provincial. A esto tenemos que añadir el Maratón de Piano, que se celebrará este 22 de marzo, en el que se dan cita los jóvenes pianistas jiennenses. En la pasada edición participaron en esta actividad cerca de 600 alumnos de conservatorios y escuelas de música de 22 municipios de la provincia de Jaén.

El esfuerzo de la Diputación por la cultura y la música es ejemplar, como hablábamos antes, comenzando por una dotación de premios muy importante… En esta dotación hay un nuevo premio, dedicado a la música de cámara. ¿Nos puede contar en qué consiste?

Es una de las grandes novedades que presenta el Concurso Internacional de Piano Premio Jaén en su 60 edición. Se ha creado un premio dedicado a la música de cámara, una prueba en la que los participantes deberán interpretar un quinteto con piano, propuesto en las bases, junto al prestigioso Cuarteto Bretón. Será en la tercera prueba eliminatoria. Este premio ha sido dotado con 8.000 euros, y se suma a otros premios especiales como el Premio “Rosa Sabater” al mejor intérprete de música española, el Premio Música Contemporánea al mejor intérprete de la obra obligada, y el Premio del Público, que se concede en la Final.

¿Qué le diría usted a un lector que tenga pensado visitar la provincia de Jaén durante el Concurso internacional de Piano?

Los apasionados de la música tienen una cita ineludible este año en el paraíso interior del piano. Pero queremos que los amantes del piano aprovechen su estancia en la provincia de Jaén para descubrir su oferta turística, cultural, natural y patrimonial. Para que se sumerjan en nuestro mar de olivos y saboreen una gastronomía que tiene como melodía al mejor aceite de oliva del mundo.

http://premiopiano.dipujaen.es/

por Gonzalo Pérez Chamorro 

 

PREMIO MÚSICA DE CÁMARA CON EL CUARTETO BRETÓN

Considerado como uno de los conjuntos de cámara más internacionales e importantes de este país, el Cuarteto Bretón participará en la 60 edición del Premio Jaén de Piano dentro de un nuevo apartado en las pruebas, la música de cámara, que tendrá lugar en la tercera prueba, una semifinal que otorgará además el Premio Música de Cámara, dotado con 8.000 euros. Entre los Quintetos con piano que se proponen en las bases, están los Quintetos con piano de Cesar Franck, Robert Schumann y Johannes Brahms, así como el Quinteto n. 2 Op. 81 de Antonín Dvorák.

El Cuarteto Bretón ha protagonizado numerosos estrenos absolutos y ha grabado las integrales de Cuartetos de Rodolfo Halffter (Naxos), Alfredo Aracil (Verso), Jesús Guridi (Naxos) o Quintetos para tecla del Padre Soler con Rosa Torres-Pardo (Columna), entre otros registros.

MÚSICA DE MADUREZ PARA EL FUTURO
RECITAL INAUGURAL DE PAUL LEWIS

La presencia del pianista inglés Paul Lewis (Liverpool, 1972) en el concierto inaugural del Concurso Internacional de Piano Premio Jaén (día 4 de abril), no se debe a ninguna frivolidad de la organización para proporcionar la presencia de una estrella de las ahora denominadas “mediáticas”, a las que la profusión de publicidad y la divulgación de imágenes muy depuradas les convierte en espectaculares y originalísimos intérpretes seductores del gran público. El discurrir de la carrera de Lewis permanece alejado de estos planteamientos, desconocido por gran número de aficionados, pero con una trayectoria silenciosa muy cuidada y fundamentada sobre un serio y profundo estudio de los autores que interpreta con la pretensión de hacer inteligible un discurso musical propio.

Aunque nos encontramos con uno de los pianistas reconocido como uno de los grandes de su generación, del que la prestigiosa publicación Gramophone señala: “ante tal excelencia, un simple crítico solo puede abandonar el papel y el lápiz y escuchar con asombro a este artista heroico pero conmovedor”, su listado de grabaciones no encaja dentro de los cánones al uso entre los pianistas virtuosos, deseosos de acreditarse con lanzamientos en los que se muestra exclusivamente el brillo de la técnica para alcanzar mayor difusión, sino que, muy el contrario, se ha centrado casi de manera obsesiva en autores centroeuropeos. Primero fueron las Sonatas para piano completas de Beethoven, luego las Variaciones Diabelli y los Conciertos para piano del mismo autor, obras en las que sin forzar los aspectos formales, se expresa con un especial sentido de la claridad, fruto de una articulación precisa y un control extraordinario de las dinámicas llevadas desde los momentos más delicados hasta los más intensos.

Su afinidad con el autor vienes por excelencia, quizás transmitida por las enseñanzas del pianista austriaco Alfred Brendel, le han llevado también a centrarse en el piano de madurez de los últimos años de vida de Franz Schubert. Compuestas entre 1823 y 1829, periodo en que también ven la luz obras como los Cuartetos de cuerda finales, los Tríos de piano, el Quinteto de cuerdas o las últimas canciones, que marcadas todas ellas tanto por la ternura y lirismo junto con el drama de sentimiento de cercanía de la muerte, resuelve caminando de forma serena y equilibrada entre la intensa pasión, tristeza e incluso furia.

 

Haydn, Beethoven y Brahms

Música de madurez de tres innovadores que miran hacia el futuro es el hilo conductor de la estructura del concierto inaugural, conformado con composiciones tardías de Haydn, Beethoven y Brahms. Sinfonías y Cuartetos son las formas en las que se manifiestan los grandes logros del primero de ellos, eclipsando totalmente los avances conseguidos para el teclado entre los que se oculta, como manifiesta Lewis, una música “maravillosa, inventiva y cautivadora”, producción significativamente mayor en número que la de Mozart y Beethoven y en la que también se experimenta con texturas y melodías pero completamente olvidada de la salas de conciertos y de escaso interés para las casas discográficas. Las dos Sonatas que nos presenta Lewis tienen un esquema arquitectónico similar, respondiendo a la secuencia típica de rápido-lento-rápido; la Hob. XVI:49, compuesta en 1790, recogiendo el refinado estilo de teclado vienés cuando ya estaba familiarizado con el tacto del forte piano con notable influencia mozartiana, contiene uno de los Adagios más bellos e interesantes de los compuestos por el compositor austriaco, en un episodio medio extraordinariamente expresivo, Adagio e cantabile, que anuncia el universo romántico, finalizando con un Tempo de Minuet de gran audacia formal por su transformación en un Rondó. Por su parte, la  Sonata n. 47 en si menor (Hob. XVI: 32) fue publicada originalmente en 1776; diáfana y vigorosa, puede situarse en el movimiento estilístico de Sturm und Drang, destacando al aire mozartiano de su Menuet y el carácter de tocata del Presto final con la abundancia de notas repetidas.

Si la originalidad de las Sonatas de Haydn, con todo su contenido de imprevisibilidad e imaginación, ha recibido escasa atención, utilizando los mismos parámetros de medición puede afirmarse que tampoco han merecido mejor estima las Bagatelas Op. 119 de Beethoven publicadas en Viena en 1821, si en la medición utilizamos los mismos parámetros. Aunque el título lleve a considerarlas como piezas ligeras de escasa trascendencia, incluso como típico ejemplo de la música de salón propia del siglo XIX, gran parte de este conjunto, las seis últimas, fue escrito después de la terminación de las cinco últimas Sonatas y de la Misa Solemnis, formando parte de la parcela del último Beethoven, con lo que supone en hallazgos de belleza sonora y riqueza armónica a pesar de su brevedad, como bien lo muestra la abstracción y espiritualidad de la última (n. 11), que posteriormente fue utilizada por Reger en sus Variaciones Op. 86.

Este viaje sobre atrevidos experimentos de textura, melodía y armonía finaliza cuando Wagner se había mostrado como la nueva luz cegadora de la música y Brahms, pese su constante mirada a una tradición construida por Mozart, Beethoven, Schumann, pero que a su vez partía de Schütz y Bach, supo volcar en sus últimas obras dedicadas al teclado uno de los lenguajes más personales del romanticismo en sus últimas veinte miniaturas, de las que la Op. 119 representa una paleta completa de colores y matices en los que vive la modernidad.

por José Luis Arévalo

 

I FESTIVAL DE PIANO DE JAÉN

Como preludio a la celebración de la 60 edición del Concurso de Piano Premio Jaén, su organizador, la Diputación Provincial de Jaén, ha confeccionado un Festival de Piano único por su diversificación donde se le ha querido dar presencia a las diferentes voces que puede llegar a adoptar el instrumento, explorando sus ramificaciones estilísticas y sonoras, esas que van desde la música clásica o los aires porteños de Piazzolla, pasando por el flamenco fusión, el jazz, el minimalismo o la pureza embrionaria del clave. Este I Festival de Piano de Jaén propone hasta el 11 de marzo (dio comienzo el mes pasado, el día 24 de febrero) un programa de primer nivel, con seis espectáculos en los que actuarán grandes personalidades nacionales e internacionales que visitarán cuatro espacios diferentes de tres municipios de la provincia de Jaén.

El programa se inauguró el 24 de febrero en la lonja del Palacio Provincial, con el espectáculo “Floten Tecles”, en el que el pianista David Moreno canta, toca el teclado y las percusiones colgado a seis metros de altura en posición vertical. También el día 27 de febrero tuvo lugar el concierto del maestro Joaquín Achúcarro en el Teatro Infanta Leonor de Jaén.

Ya este 2 de marzo, el Teatro Infanta Leonor de Jaén será el escenario del concierto de Wim Mertens, que prosigue el día 3 de marzo en La Carolina, municipio que recoge el espectáculo “El Gran Tango”, protagonizado por los pianos de Domenico Codispoti y Esteban Ocaña.

El 9 de marzo, de vuelta a la capital jiennense, la Sacristía de la Catedral de Jaén acogerá el concierto al clave del holandés Ton Koopman, uno de los grandes especialistas del mundo; y por último, el Teatro Maestro Álvarez Alonso, del municipio de Martos, albergará el 11 de marzo el concierto de Michel Camilo y Tomatito, “Spain Forever”.

En su presentación a los medios de comunicación, Francisco Reyes, presidente de la Diputación Provincial, invitó a los apasionados del piano y de la música en general a disfrutar de este Festival, manifestando que es una excusa perfecta para visitar nuestra provincia, nuestro paraíso interior, cuya riqueza monumental y de naturaleza es evidente, pero que también cuenta con atractivos para ser un destino de interés para el turismo cultural, como bien lo demuestra el nacimiento de este ambicioso Festival, que viene a reforzar el binomio Jaén-piano.

 

Ciclo Debussy

A este I Festival de Piano, vinculado a la 60 edición del Concurso de Piano Premio Jaén, se ha creado un paralelo Ciclo Debussy, celebrando el centenario del compositor francés, que contará con tres eventos. Por una parte, se exhibirá un documental sobre la obra pianística del autor de La Mer y se desarrollará una conferencia por parte del crítico Arturo Reverter, ambos actos tendrán lugar en la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Jaén. El Ciclo Debussy culmina con música, con un recital pianístico de la Premio Nacional de Música 2017, Rosa Torres-Pardo (viernes 18 de mayo, 20:30, Teatro Infanta Leonor de Jaén), con obras, además de Debussy, de Albéniz, fundiendo ambos compositores y mostrando sus lazos.

Las entradas pueden adquirirse en los canales habituales de venta de El Corte Inglés:

https://www.elcorteingles.es/entradas/jaen

https://www.dipujaen.es/_area-de-actualidad/detalles.html?uid=41c6d591-0d98-11e8-91b9-005056b0675f 

Esquina inferior izquierda Esquina inferior iderecha
Portal web DotNetNuke por DOTWARE tecnología a punto   GEN. 0,2499885 s