Esquina superior izquierda Esquina superior derecha
Música Viva

Información disponible en la nueva WEB

www.ritmo.es

 

LA ACTUALIDAD MUSICAL Y SUS NOTICIAS MÁS DESTACADAS EN EL TIEMPO
(archivadas por el mes de su publicación)

CRÍTICA - Un ejemplo a seguir (CNDM - Madrid)

CRÍTICA - Un ejemplo a seguir (CNDM - Madrid)
Publicado: junio 2018

Orquesta Barroca de la Universidad de Salamanca

Ejemplar concierto el ofrecido por la Orquesta Barroca de la Universidad de Salamanca en el cierre del Ciclo Universo Barroco del CNDM, contando con la solista María Espada y con el afamado violinista y director Enrico Onofri. Y es que en un país en donde está desapareciendo a pasos agigantados la música del sistema educativo, la Orquesta Barroca de la Universidad de Salamanca es un brillante faro que mantiene impertérrita su  llama.

La orquesta, formada por profesionales y alumnos, se enfrentaba al ciclo de conciertos español de músicas históricas en el que más estrellas mundiales participan en una de las salas de conciertos con mejor acústica del país. Y esto, claro está, pone nervioso a cualquiera. En la primera parte la orquesta lo demostró con desajustes de tempo entre las distintas secciones o con pasajes no del todo afinados en la cuerda. También evidenció pocos contrastes dinámicos que hicieron que se distinguiera con dificultad la voz de la soprano María Espada en la Lamentación de Sábado ‘Aleph quomodo’ de Juan Martín Ramos, obra de registro muy grave para la solista. Quizás hubiera sido mejor contar con una mezzosoprano para interpretarla.

Pero la segunda parte fue totalmente distinta. La orquesta comenzó con la Ciaccona en do menor de A. Sacchini, obra de instrumentación brillante con los dos oboes y las dos trompas, de factura hermosa, en donde la cuerda se lució, mostrando el gran trabajo de Enrico Onofri con la sección de violines, impecables en la articulación y afinación. Asimismo estuvieron espléndidos en la otra obra instrumental de este tiempo, la ‘Periodical Ouverture’ en mi bemol mayor de N. Jomelli, en donde un tutti muy poderoso y enérgico contrastaba con los plácidos pasajes en donde se lucieron los dos oboístas, Rodrigo Gutiérrez y Jacobo Díaz Giráldez, de dulce sonido y fraseo impecable. Los dos trompistas, Miguel Olivares y Jairo Jiménez fueron el contrapunto potente y rotundo a estas maderas en los momentos de tutti orquestal. Los contrastes dinámicos fueron también muy destacables en los pasajes efectistas, los sforzandi y los fortepiano.

María Espada estuvo mucho más cómoda en esta segunda mitad, con una tesitura que ahora sí se ajustaba a sus cualidades vocales. De timbre bellísimo y con una dicción espléndida del castellano y del latín, Espada salió victoriosa de los exigentes pasajes virtuosísticos que tanto gustaban a los compositores preclásicos, en donde muchas veces el texto es un pretexto para mostrar audaces y enrevesadas vocalizaciones para el solista, como queda patente en la bella Lamentación III del Jueves Santo de G. Manna, en la que cada movimiento encabezado por las distintas letras hebreas del texto discurre en breves fragmentos de gran inspiración melódica y armónica. Además aquí los violines volvieron a lucirse en sus intervenciones, unas veces introductorias, otras de acompañamiento y diálogo con la solista, respetándola en todo momento. En los distintos recitativos de esta pieza, el continuo fue elaborado magníficamente y de un modo muy imaginativo por Alfonso Sebastián, en una comunión absoluta con la soprano.

En el resto de obras el bajo continuo, siempre a las órdenes de Alfonso Sebastián al clave, fue preciso y muy compacto, contando con una violonchelista de lujo para la ocasión, Mercedes Ruiz, quien logró un resultado homogéneo y con mucha dirección en las cuerdas graves.

Como propina ofrecieron la soberbia aria de Orestes Llegar ninguno intente de Iphigenia en Tracia del todavía no bien ponderado José de Nebra, homenajeándolo en este año que celebra el 250 aniversario de su fallecimiento.

Es muy de agradecer la labor que el Centro nacional de Difusión Musical está desarrollando, rescatando estas partituras tan interesantes de autores tan poco interpretados, como Juan Martín Ramos o Gennaro Manna, que nos ha hecho conocer un poco mejor la interesante música galante que se desarrollaba en España y en su territorio hermano, el Virreinato de Nápoles.

Esperaremos con impaciencia las interesantes citas que nos ha preparado para la temporada que viene el CNDM en este magnífico ciclo.

Simón Andueza

Orquesta Barroca de la Universidad de Salamanca. María Espada, soprano, Enrico Onofri, violín y dirección. Obras de Tomasso Traetta, Gennaro Manna, Alessandro Scarlatti, Juan Martín Ramos, Antonio Sacchini y Niccolò Jommelli. Ciclo Universo Barroco del CNDM, Sala de Cámara del Auditorio Nacional de Música, Madrid. 6 de junio de 2018, 19:30 h. 

Foto: Orquesta Barroca de la Universidad de Salamanca.

Esquina inferior izquierda Esquina inferior iderecha
Portal web DotNetNuke por DOTWARE tecnología a punto   GEN. 0,0156158 s