Ritmo "On line"

Información y noticias del mundo de la música clásica.

Ritmo "On Line"
Música Viva
LA ACTUALIDAD MUSICAL Y SUS NOTICIAS MÁS DESTACADAS EN EL TIEMPO
(archivadas por el mes de su publicación)

Crítica - Pléyade de solistas

Crítica - Pléyade de solistas
Publicado: abril 2017

Sevilla - ROSS

Dos asturianos han pasado por el podio de la ROSS recientemente. A Pablo González empezamos oyéndole una Pulcinella demasiado amable, incluso para el neoclasicismo que la perfuma; luego se empleó a conciencia en el seguimiento del Concertstück, para cuatro trompas de Schumann con solistas de la ROSS. Sin embargo, su Octava puede que sea uno de los Beethoven más impresionantes que hayamos escuchado nunca en directo, lo que nos dice su conocimiento del estilo y la capacidad para transmitirlo a la orquesta, por respetar la intención de la obra y su autor.

La siguiente apuesta volvía a congregar a un grupo de destacados solistas de la ROSS, empezando por la empatía –musical y personal- entre el solista de los segundos Dmitrienco y el de contrabajos, Ciorata. Como casi estas obras suelen quedar al servicio del virtuosismo de los solistas, que éstos aprovecharon con la altura que tienen, que es mucha: Dmitrenco, animador natural de la ROSS, mostró su dominio del instrumento y musicalidad, lo mismo que Ciorata, con un instrumento más pequeño y delicado que el habitual (Bottesini). Qué decir del flautista Juan Ronda, de sonido cada vez más delicado, articulado y expresivo, junto al oboe de José Manuel González, otro gran solista (Desserman y Berthélemy). Todavía quedaba otro dúo “natural”: el de clarinetes Domínguez y Szymyslik para bordar el Konzerstück de Mendelssohn. La dirección de Nacho de Paz resultó funcional en esta primera mitad, y muy desigual en las vibrantes obras de la segunda parte.

En esta línea de aprovechar el gran nivel de los solistas de la orquesta llegaba Onofri, que cambiaba la OBS por la ROSS. Indudablemente se esforzó por acompañar el difícil Concierto de tuba de Vaughan Williams a cargo de Pérez Calleja, que estuvo francamente bien, al igual que Rosario Vega en el trombón sobre el concierto de Tomasi, ambos autores de estéticas convergentes y que aún coincidieron en todo en la propina para trombón y tuba del cordobés Antonio Moreno. Pero en lo que estuvo Onofri inmenso fue en el repertorio afín: Las siete últimas palabras de Cristo en la cruz de Haydn, apropiadas para el preludio de la Semana Santa y a la proximidad geográfica del Oratorio de la Santa Cueva gaditano, para el que fue compuesto. Lectura nívea, límpida, maravillosamente articulada, destacando tanto ese carácter de recogimiento inherente a las palabras sobre las que se medita como a la alegría esperanzada (y criticada en su momento) que recoge alguno de sus movimientos. De nuevo el concertino invitado Eric Crambes fue el único que llevó el paso en la orquesta, porque todos los directores y compañeros se le atrasan: ¿no hay forma de encontrar un concertino titular que acabe con esta orfandad?

Ian Parkes, Joaquín Morillo, Javier Rizo y Ángel Lasheras / Vladimir Dmitrienco, Juan Ronda Molina, José Manuel González, Miguel Domínguez, Piotr Szymyslik y Lucian Ciorata / Juan Carlos Pérez Calleja y Francisco Rosario Vega. Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. Pablo González / Nacho de Paz / Enrico Onofri. Obras de Stravinski, Schumann y Beethoven / Rossini, Mendelssohn, Bottesini, Ginastera y Piazzola / Vaughan Williams, Tomasi y Haydn.
Teatro de la Maestranza, Sevilla.


Carlos Tarín

Foto: Un instante de uno de los conciertos de la ROSS.

 

Esquina inferior izquierda Esquina inferior iderecha
Portal web DotNetNuke por DOTWARE tecnología a punto   GEN. 0,0467944 s