Ritmo "On Line"
Discos para la historia
Selección de grabaciones fonográficas y audiovisuales de referencia, con su presentación y crítica. Cada mes diez nuevos títulos.

“THE SOUND OF JACQUELINE DU PRÉ”

“THE SOUND OF JACQUELINE DU PRÉ”

Publicada en OCTUBRE 2012 / número 856 Article Rating

Jacqueline du Pré, cello.
Varias orquestas, acompañantes y directores.
EMI, 09197527 (4 CDs.)

 

 

La crítica

ELEGÍAS

Creo difícil a estas alturas que el que esté leyendo esta revista y esta crítica no tenga en su discoteca la gran mayoría de grabaciones de Jacqueline du Pré, de la que se conmemora, no se celebra, el vigésimo quinto aniversario de su muerte. Si no es el caso, si ha tenido el atrevimiento de haber dejado pasar por alto el Elgar o los Haydn, Saint-Saëns, Schumann, Boccherini o Dvorák, la música de cámara de Beethoven, Chopin, Franck o Brahms en las manos de esta artista irrepetible, pues tal vez esta caja de cuatro discos sea para usted, antes de que reciba una riña por no haber disfrutado de estas interpretaciones. Pero hay que avisar de un detalle importante: si se quiere hacer con las grabaciones de Jacqueline du Pré tal vez no sea esta la caja ideal, ya que es una selección de la caja “The Complete EMI Recordings” (17 cds, 0919342), donde sí está todo y completo lo grabado por Jackie para su sello oficial, ya que en esta algunas obras, bastantes, se ofrecen parcialmente.
Inaugura esta cajita el irrepetible Concierto de Elgar con Barbirolli y la London Symphony, del que ya hablé en la sección “Una obra” del mes de Julio-Agosto. Se ha dicho tanto, que vuelvo a insistir, una de las grandes grabaciones de todos los tiempos. El Primer Concierto de Saint-Saëns es una delicia, dirigido con un fuego abrasador por el que era entonces su marido y su principal “acompañante”, Daniel Barenboim, que como es lógico está muy presente en esta selección. A ellos les escuchamos también en otra joya, el Concierto de Schumann, de una deliciosa y provocadora inestabilidad. De cine es el Concierto en Ddo mayor de Haydn, también Barenboim, siendo todo un tostón el de Monn (Sol menor), dirigido muy pesadamente por Barbirolli. Desde aquí comienzan las obras incompletas, como los Conciertos de Dvorák y Boccherini (Si bemol, ambos Barenboim) y música de cámara, como aquellos irrepetibles Tríos de Beethoven con Zukerman y Barenboim (dos movimientos solo de los Opp. 70/1 y 97) las Sonatas para cello Beethovenianas (no fueron lo mejor de esta pareja, siendo aun excelentes) y Sonatas de Chopin y Franck (qué decir de ellas, mejor tenerlas completas, son irrepetibles). Muy bella la Suite en Sol menor de Haendel con un discretísimo Ernest Lush, especialmente si se compara con el piano de Barenboim en la Sonata núm.1 de Brahms, ambas completas. También íntegra es la Suite para cello solo núm. 1 de Bach, de una personalidad salvaje, como las bellísimas Piezas op. 73 de Schumann con un delicado Gerald Moore. El resto son pequeñas piezas (Mendelssohn, Saint-Saëns, Fauré, Bruch, Falla) habituales de los cellistas pero que para esta mujer tenían tanta importancia como su Concierto de Elgar. O eso parece al escuchar a este volcán apagado tan injustamente.
G. P. C.

 

Puntuación

Otros discos en archivo

Página 1 de 20Primero   Anterior   [1]  2  3  4  5  6  7  8  9  10  Siguiente   Último   
Esquina inferior izquierda Esquina inferior iderecha
Portal web DotNetNuke por DOTWARE tecnología a punto   GEN. 0,0937072 s