Ritmo "On Line"
Discos para la historia
Selección de grabaciones fonográficas y audiovisuales de referencia, con su presentación y crítica. Cada mes diez nuevos títulos.

MOZART: Las bodas de Fígaro. Così fan tutte. Don Giovanni

MOZART: Las bodas de Fígaro. Così fan tutte. Don Giovanni

Publicada en NOVIEMBRE 2017 / número 912

Kermes, Maltman, Tarver, Riante, etc. Musicaeterna / Teodor Currentzis.
Sony Classical 88985413432 (9 CD)

La crítica

Lujuria y sensualidad

Tras publicarse por separado, primero Bodas (grabadas en 2012), luego Così (grabado en 2013) y finalmente Don Giovanni (grabado en 2015), Sony Classical las reagrupa en una espectacular caja de lujo como el ciclo Da Ponte que son, manteniendo los colores originales de los estuches que cada ópera tenía en su primera edición: rojo para Las bodas, azul para Così y negro para Don Giovanni. Esta declaración de intenciones es una pista de lo que teatralmente ocurre en ellas, ya que precisamente es la teatralidad la cualidad más destacable en estas interpretaciones de Currentzis, sustentadas en una creencia inamovible en lo que hace (ya criticadas por separado en esta revista), en las que se dispara la lujuria y se eleva la sensualidad (“¡Viva la carnalidad!”, llegaron a escribir algunas firmas…).

En mi caso, para Don Giovanni escribí: “En este viaje hay que estar preparado para un conductor que arriesga en las curvas y que al ver el semáforo en ámbar, acelera en lugar de frenar. Currentzis culmina su trilogía de las óperas Da Ponte con un oscuro Don Giovanni, muy dramático y de una teatralidad desbordante (los recitativos “casi” no lo son). El negro se apodera de este Don Juan para reclamar que, además de giocoso, es un dramma en toda regla. Y esta ambigüedad es la que preside cada audición, uno no sabe si está ante una jugosa comedia que se burla del amor o si se está ante una tragedia donde el deseo provoca dolor. Y si es en directo, con escena, la ambigüedad se dispara. Para Currentzis ‘es un juego psicoanalítico’, ya que cada personaje responde a un arquetipo identificable (dominador-dominado, amo-sirviente, sexo-amor, juventud-madurez, etc.). La dirección recrea un nuevo juego tímbrico, donde se descubren texturas, mientras que los planos sonoros adquieren otra dimensión. El reparto no tiene nombres de primerísima fila, pero están de dulce en este enjambre sonoro, como el lírico Don de Dimitris Tiliakos o la Donna Elvira de Karina Gauvin. Toda una experiencia”.

Respecto al Così, también escribí: “Revoluciones amorosas, como afirma Currentzis en la entrevista interior del cofre-libro que encuaderna esta bellísima presentación, este Così es exactamente eso, una revolución (como era de esperar), que provoca estar atento a la próxima invención del director. No son solo los inventos rítmicos y tímbricos, articulaciones y empastes, hay una prolongada intensidad teatral, que pide a gritos unas imágenes. La manera de dirigir, verbo que en esta ocasión se conjuga en toda su dimensión, es continúa, no deja un solo compás para la inercia o para el tácito acuerdo entre músicos y director sobre pasajes que no han reparado. Con Currentzis todo está estudiado, todo suena con un porqué, aunque tal vez, a algunos, estos razonamientos no les valgan cuando escuchen los ataques bruscos, ciertas sonoridades agrias o un continuo (pianoforte) que es un personaje más. Del reparto brillan ellas, tanto Kermes (Fiordiligi) como Ernman (Dorabella), mientras la Despina de Kasyan es un poco exagerada. Ellos, con Tarver como estilizado Ferrando y un elegante Guglielmo por Maltman (una delicia “Il core vi dono” con Ernman), no ofrecen la talla filosófica que el Don Alfonso del conocido por Madrid Konstantin Wolff, buen cantante pero sin llegar a ofrecer un retrato de amargura y sabiduría de quien ya se ha bebido todo el vino del mundo y espera que otros se lo beban por él”.

Y sobre Las bodas de Fígaro, tuve la suerte de entrevistar al director a propósito de esta grabación, entrevista que llevó el título de “Sin Wagner, pero con Mozart” (había cancelado el Tristán en el Teatro Real, que pasó a ser dirigido por un aseado Marc Piollet). Para Currentzis, este primer Da Ponte de Mozart es la más social de las tres óperas, que tienen entre ellas muchas semejanzas. Si con Così fan tutte Mozart transformaba el infierno del Marqués de Sade en el cielo, en Las bodas Currentzis banaliza la actitud de la aristocracia frente a la fuerza y coherencia social que van adquiriendo las clases humildes y los siervos, que son los que toman el mando y el control en esta grabación (los recitativos, de nuevo, son un libre ejercicio de inspiración y creatividad, lejos de la amnesia expresiva de antiguas grabaciones, por muy bien cantadas que estuvieran). Para aquellos que deseen vivir una experiencia, esta trilogía, una vez más inagotable, presentada ahora en bandeja de plata e interpretada desde una perspectiva de director, es plato obligado.

Gonzalo Pérez Chamorro

Puntuación

Otros discos en archivo

Página 1 de 19Primero   Anterior   [1]  2  3  4  5  6  7  8  9  10  Siguiente   Último   
Esquina inferior izquierda Esquina inferior iderecha
Portal web DotNetNuke por DOTWARE tecnología a punto   GEN. 0,0935866 s