Esquina superior izquierda Esquina superior derecha
Con nombre propio

Información disponible en la nueva WEB

www.ritmo.es

 

Un punto de encuentro con las actividades de
artistas y gestores musicales

Salvador J. Martínez

Salvador J. Martínez
Publicado: Abril 2018
El arquetero alquimista

Rodeado de olores a maderas y barnices, la música nace y crece en el taller de Salvador J. Martínez, afamado luthier sevillano, especializado en arquetería.

¿Cómo llega alguien a convertirse en arquetero?

En mi caso, yo hice viola, esto me ayuda para entender mejor la luthería. Cuando terminé el grado superior, decidí ampliar mis estudios haciendo un Master y un curso de un año especializado en mantenimiento y reparación de instrumentos de cuerda. Nunca pensé en dedicarme a la arquetería, pero tras terminar mi curso, durante el verano, tuve la suerte de conocer a Michael J. Taylor, arquetero inglés afincado en Alicante, ahora retirado. Nos hicimos amigos y me interesé por su trabajo. Después de algunas conversaciones y muchos correos, Michael vio que mi interés iba un poco más allá de la simple curiosidad y me instó muy generosamente a aprender el oficio de su mano con la condición de dedicarme en exclusiva a los arcos, puesto que esta especialidad requiere de una cualificación muy específica que nada tiene que ver con la luthería de instrumentos. Fue una oportunidad única la idea de aprender de un gran maestro como él.

¿Por qué es tan importante un buen arco?

Existe mucho desconocimiento. Todo el mundo ha oído hablar de Stradivari y Guarneri, sin embargo, poca gente conoce la importancia de la escuela francesa de arquetería. El arco es capaz de cambiar el timbre y el volumen que sale del instrumento y es muy sensible a la técnica de cada músico, de ahí que sea ardua la labor de encontrar un arco en teoría ideal. Michael Taylor dice que “no existe el arco perfecto”, y depende de los objetivos de cada instrumentista. Por ejemplo, el mejor arco en una orquesta, es un arco que se pegue bien a la cuerda y que no sea nervioso, un sonido que empaste con su sección. Este tipo de arco no es difícil de encontrar. Por otro lado, los arcos para solistas van a ser lo contrario, algo que le dé un extra de volumen y timbre, y que sea flexible para resaltar, estos arcos requieren una gran técnica y control. La madera del arco envejece igual que en los instrumentos, las propiedades sonoras mejoran con el tiempo. Los grandes solistas casi siempre tocan con grandes arcos franceses. Nombres como François Tourte, Dominic Peccatte, Nicolas Maire y muchos otros cumplen con estos requisitos.

¿Es necesario gastar miles de euros para poder tener un buen arco?

En general sí, partiendo de unos 3.000 € podemos encontrar un arco decente, aunque existe la posibilidad de un arco restaurado, en cuyo caso el precio se reduce considerablemente. Conozco músicos que usan arcos restaurados de D. Peccatte o F. Tourte, en perfecto estado costarían más de 100.000 €, pero por estar restaurados, han podido estar a su alcance y todos están encantados. Mucha gente prefiere dedicar todo su presupuesto al instrumento y aún hay estudiantes de grado superior usando arcos de fibra de carbono e incluso plástico cuando es imprescindible para un músico tocar con un arco de madera de buena calidad. Creo que cada cierto tiempo es bueno seguir probando y cambiando por la dificultad que conlleva dar con un arco ideal para cada uno. Disponemos aquí de un buen número de arcos, desde 500 hasta 10.000 € para estudiantes y solistas.

¿Qué consejo daría a nuestros lectores?

He visto muchas reparaciones terribles en grandes arcos que los devalúan considerablemente. Algunos clientes vienen quejándose porque después de algún trabajo de encerdado o de corrección de la curva realizado por alguien no especializado, el arco ha dejado de funcionar correctamente. La confianza en un arquetero especializado es muy importante. Es necesario crear numerosas herramientas muy especializadas solo para la fabricación y la restauración de arcos, esta es la única forma de mantener un estándar muy alto de calidad, que los talleres de instrumentos no pueden ofrecer. Mi consejo es que lleven sus instrumentos al luthier y el arco al arquetero.

¿Qué objetivos próximos te planteas?

Como hay muy pocos arqueteros en España, mi objetivo principal es dar a conocer mi profesión, que a día de hoy bastante desconocida y por tanto poco valorada. Creo que si los músicos fueran más conscientes del trabajo del arquetero, verían la importancia que tiene un buen arco en la vida de un instrumentista de cuerda, y no solo me refiero a profesionales, sino también a estudiantes y a la importancia que tiene el arco para aprender a tocar y desarrollar completamente las capacidades del alumno. También estoy empezando a construir arcos para competir en concursos, con el fin de colocar mi nombre y el de la escuela de Michael J. Taylor en el panorama internacional.

https://www.salvadorjmartinez.com/

Mail: info@salvadorjmartinez.com

Por Lucas Quirós

Foto: El taller de arquetería de Salvador J. Martínez dispone de un buen número de arcos, desde 500 hasta 10.000 € para estudiantes y solistas. 

Esquina inferior izquierda Esquina inferior iderecha
Portal web DotNetNuke por DOTWARE tecnología a punto   GEN. 0,0156353 s