Blogs / Foros

NOTA:
Comentarios sólo Socios del Club.
Inscríbase, es gratis.

Autores blogs
Archivos blogs
noviembre 2018 (4)
octubre 2018 (4)
septiembre 2018 (5)
julio 2018 (5)
junio 2018 (5)
mayo 2018 (5)
abril 2018 (5)
marzo 2018 (5)
febrero 2018 (5)
enero 2018 (5)
diciembre 2017 (5)
noviembre 2017 (5)
octubre 2017 (5)
septiembre 2017 (5)
julio 2017 (5)
junio 2017 (5)
mayo 2017 (5)
abril 2017 (5)
marzo 2017 (5)
febrero 2017 (5)
enero 2017 (5)
diciembre 2016 (5)
noviembre 2016 (4)
octubre 2016 (5)
septiembre 2016 (5)
julio 2016 (4)
junio 2016 (5)
mayo 2016 (5)
abril 2016 (5)
marzo 2016 (5)
febrero 2016 (5)
enero 2016 (5)
diciembre 2015 (5)
noviembre 2015 (5)
octubre 2015 (5)
septiembre 2015 (5)
julio 2015 (4)
junio 2015 (5)
mayo 2015 (5)
abril 2015 (5)
marzo 2015 (5)
febrero 2015 (5)
enero 2015 (5)
diciembre 2014 (5)
noviembre 2014 (5)
octubre 2014 (5)
septiembre 2014 (4)
julio 2014 (5)
junio 2014 (6)
mayo 2014 (5)
abril 2014 (6)
marzo 2014 (6)
febrero 2014 (6)
enero 2014 (6)
diciembre 2013 (6)
noviembre 2013 (6)
octubre 2013 (6)
septiembre 2013 (6)
julio 2013 (6)
junio 2013 (5)
mayo 2013 (6)
abril 2013 (6)
marzo 2013 (6)
febrero 2013 (6)
enero 2013 (7)
diciembre 2012 (7)
noviembre 2012 (8)
octubre 2012 (8)
septiembre 2012 (8)
julio 2012 (8)
junio 2012 (8)
mayo 2012 (8)
abril 2012 (8)
marzo 2012 (9)
febrero 2012 (8)
enero 2012 (9)
diciembre 2011 (9)
noviembre 2011 (9)
octubre 2011 (8)
septiembre 2011 (8)
julio 2011 (9)
junio 2011 (9)
mayo 2011 (7)
abril 2011 (7)
marzo 2011 (7)
febrero 2011 (8)
enero 2011 (8)
diciembre 2010 (8)
noviembre 2010 (9)
octubre 2010 (9)
septiembre 2010 (9)
julio 2010 (9)
junio 2010 (9)
mayo 2010 (9)
abril 2010 (9)
marzo 2010 (9)
febrero 2010 (8)
enero 2010 (9)
diciembre 2009 (9)
noviembre 2009 (9)
octubre 2009 (9)
septiembre 2009 (9)
agosto 2009 (1)
julio 2009 (9)
junio 2009 (9)
mayo 2009 (9)
abril 2009 (9)
marzo 2009 (9)
febrero 2009 (10)
enero 2009 (11)
diciembre 2008 (1)
noviembre 2008 (10)
Esquina superior izquierda Esquina superior derecha
Últimas entradas

¿Puede la prensa cargarse un proyecto?

La respuesta al título de esta entrada me parece, con todos los matices que se quiera, bastante clara: un sí rotundo. Tal vez tengan ustedes algún caso en mente. Yo les voy a poner un ejemplo reciente. Hace un par de años, el Palau de Les Arts había llegado a un acuerdo con Riccardo Chailly para suceder a Lorin Maazel. Aunque nada era oficial, todo estaba perfectamente planificado. Pero un “topo” escondido en las oficinas de Helga Schmidt, no sé muy bien con qué intenciones, filtró a Las provincias el contrato que pocos días más tarde, al tiempo que se presentaba frente a la Orquesta de la Comunitat Valenciana con el Stabat Mater de Rossini, iba a firmar el milanés. Chailly montó en cólera, cancelando concierto y firma. Más tarde el referido diario manipuló los datos de la manera más desvergonzada para disimular su responsabilidad, pero el daño ya estaba hecho. El resto de la historia es conocida: Maazel ha seguido un par de temporadas más, incluyendo algunas cancelaciones más que sonadas, y en este preciso momento el joven maestro israelí Omer Wellber se dispone a tomar la dirección musical de Les Arts.

Se me ocurre otro ejemplo en mi tierra andaluza. En la época en que José Luis Castro sujetaba las riendas del teatro, el Maestranza conoció visitas de Plácido Domingo en calidad de tenor y de director. El acuerdo era evidente: vosotros me llamáis para dirigir algún título y contratáis a gente de mi círculo para determinadas cosas (ahora recuerdo la floja Traviata dirigida escénicamente por su esposa), y a cambio yo os canto algunas óperas. Había una interesante lista de títulos apalabrada, pero el asunto duró poco. Todos supimos por aquel entonces que, independientemente del elevado caché del artista madrileño, Domingo estaba harto del tratamiento de la prensa sevillana, que combinaba reproches más o menos merecidos con ataques virulentos del tipo “tenor en decadencia viene a saquear las arcas andaluzas”. Y no crean que me baso en suposiciones: el pasado abril el propio Castro confirmó en una entrevista realizada por ABC que este fue el motivo de que Domingo cancelara sus actuaciones en el teatro hispalense (“me confesó muy do­lido que eso no le había pasado ni  en Viena, y por eso ya no quiso volver a Sevilla.”). Paradójicamente, una de las firmas entonces más combativas contra el artista ha pasado hoy a desempeñar un relevante cargo en un no menos importante centro lírico español, y como tal no deja de contar con los servicios de Domingo cantando y a la batuta. Vivir para ver.
 
Sin salir de Sevilla, ciudad particularmente cruel con quienes vienen de fuera (no hay más que ver el duro trato que han ido recibiendo los sucesivos titulares de la Orquesta Sinfónica: Sutej, Weise, Lombard y Halffter), en los últimos tiempos se está viviendo -no es la primera vez que lo aviso en Forumclásico- una auténtica conjura para acabar con la presencia de la West-Eastern Divan Orchestra y Daniel Barenboim. A algunos críticos se le han leído descalificaciones globales a su Beethoven (¡arrea!) que incluyen un destrozo en toda regla del soberbio Fidelio que ofreció el de Buenos Aires con un elenco de lujo en el Maestranza. Otros han pedido directamente, con no poca virulencia, que Barenboim se largue de una vez. Los de más allá juegan con las cifras para señalar agravios comparativos de la Junta con respecto a teatros y orquestas andaluzas. Y el Partido Popular ha prometido que en cuanto llegue al poder en la comunidad autónoma (quedan pocos meses para las elecciones), suprimirá sin contemplaciones la Fundación Barenboim-Said.
 
Como todo ello no parece bastarles, se ha establecido en los últimos tiempos un pacto de silencio. Ni un solo medio hispalense cubrió el excepcional concierto del verano pasado en la Mezquita de Córdoba con las sinfonías Sexta y Séptima de Beethoven. ¿Excesiva distancia? Cuando la Orquesta Barroca de Sevilla (esta sí, netamente sevillana) se ha desplazado a Cuenca o a Francia, varios críticos han viajado con ella. Y los faxes que envían Universal Music y la Fundación Barenboim-Said no son recogidos por apenas ningún medio. Tal cosa ocurrió cuando se anunciaron el contrato de Barenboim con Deutsche Grammophon y Decca y la gira del pasado mayo por lugares como la Musikverein, la Philharmonie de Berlín o la Scala. Y acaba de ocurrir en el momento en que escribo estas líneas con el anuncio de los conciertos de la WEDO en Ronda y en el Maestranza y de la venta de entradas para los mismos: ya se sabe, cuanto menos gente vaya, mejor que mejor. Bueno, un medio (El Correo de Andalucía) sí ha recogido la noticia, pero lo ha hecho para soltar unos cuantos pildorazos con la intención de descalificar a Barenboim.
 
Dentro de unos meses nos encontraremos ante un proyecto, como los otros arriba referidos, muerto y enterrado por obra y gracia de una prensa musical cuya mala baba solo es comparable a su poder de manipulación.
viernes, 1 de julio de 2011
Comentarios
Sólo puede participar con sus comentarios si es socio del Club. Inscríbase, es gratis.
Esquina inferior izquierda Esquina inferior iderecha
Portal web DotNetNuke por DOTWARE tecnología a punto   GEN. 0,0467711 s