Blogs / Foros

NOTA:
Comentarios sólo Socios del Club.
Inscríbase, es gratis.

Autores blogs
Archivos blogs
noviembre 2018 (4)
octubre 2018 (4)
septiembre 2018 (5)
julio 2018 (5)
junio 2018 (5)
mayo 2018 (5)
abril 2018 (5)
marzo 2018 (5)
febrero 2018 (5)
enero 2018 (5)
diciembre 2017 (5)
noviembre 2017 (5)
octubre 2017 (5)
septiembre 2017 (5)
julio 2017 (5)
junio 2017 (5)
mayo 2017 (5)
abril 2017 (5)
marzo 2017 (5)
febrero 2017 (5)
enero 2017 (5)
diciembre 2016 (5)
noviembre 2016 (4)
octubre 2016 (5)
septiembre 2016 (5)
julio 2016 (4)
junio 2016 (5)
mayo 2016 (5)
abril 2016 (5)
marzo 2016 (5)
febrero 2016 (5)
enero 2016 (5)
diciembre 2015 (5)
noviembre 2015 (5)
octubre 2015 (5)
septiembre 2015 (5)
julio 2015 (4)
junio 2015 (5)
mayo 2015 (5)
abril 2015 (5)
marzo 2015 (5)
febrero 2015 (5)
enero 2015 (5)
diciembre 2014 (5)
noviembre 2014 (5)
octubre 2014 (5)
septiembre 2014 (4)
julio 2014 (5)
junio 2014 (6)
mayo 2014 (5)
abril 2014 (6)
marzo 2014 (6)
febrero 2014 (6)
enero 2014 (6)
diciembre 2013 (6)
noviembre 2013 (6)
octubre 2013 (6)
septiembre 2013 (6)
julio 2013 (6)
junio 2013 (5)
mayo 2013 (6)
abril 2013 (6)
marzo 2013 (6)
febrero 2013 (6)
enero 2013 (7)
diciembre 2012 (7)
noviembre 2012 (8)
octubre 2012 (8)
septiembre 2012 (8)
julio 2012 (8)
junio 2012 (8)
mayo 2012 (8)
abril 2012 (8)
marzo 2012 (9)
febrero 2012 (8)
enero 2012 (9)
diciembre 2011 (9)
noviembre 2011 (9)
octubre 2011 (8)
septiembre 2011 (8)
julio 2011 (9)
junio 2011 (9)
mayo 2011 (7)
abril 2011 (7)
marzo 2011 (7)
febrero 2011 (8)
enero 2011 (8)
diciembre 2010 (8)
noviembre 2010 (9)
octubre 2010 (9)
septiembre 2010 (9)
julio 2010 (9)
junio 2010 (9)
mayo 2010 (9)
abril 2010 (9)
marzo 2010 (9)
febrero 2010 (8)
enero 2010 (9)
diciembre 2009 (9)
noviembre 2009 (9)
octubre 2009 (9)
septiembre 2009 (9)
agosto 2009 (1)
julio 2009 (9)
junio 2009 (9)
mayo 2009 (9)
abril 2009 (9)
marzo 2009 (9)
febrero 2009 (10)
enero 2009 (11)
diciembre 2008 (1)
noviembre 2008 (10)
Esquina superior izquierda Esquina superior derecha
Últimas entradas

Los adioses

Dos: Adiós al cuarteto de cuerda

La idea de la muerte que recorre de principio a fin los pentagramas de Ángeles negros, con referencias continuas a su iconografía y simbología musicales (Dies iræ gregoriano, La Muerte y la Doncella, El trino del Diablo, el intervalo diabolus in musica, danzas macabras...) pretende ser más o menos un alegato contra la Guerra de Vietnam, pero en el plano estrictamente artístico, se diría un réquiem por el cuarteto de cuerda. Una despedida del género –del género, que no de la mera combinación instrumental de dos violines, viola y violonchelo, por supuesto–, una vez exprimido, después de dos siglos, todo su potencial constructivo, técnico y expresivo.

A partir de este extraordinario cuarteto de George Crumb, y también del no menos estupendo Decimoquinto de Dimitri Shostakóvich, compuestos prácticamente a la par (1970, 1974, respectivamente), toda composición de cuartetos de cuerda no puede ser ya más que mera retórica, epigonismo, puro academicismo. El Cuarteto nº 15 de Shostakóvich, plagado también de referencias soterradas a la negra parca, incluída una marcha fúnebre, y Ángeles negros de Crumb son dos obras que conceptualmente tienen mucho que ver, a pesar de que sus escrituras, sus estilos, sus lenguajes respectivos no puedan estar más alejados... (¿lo están de verdad?).¡

Uno y otro, cada cual a su manera, pugnan por salirse de las lindes del cuarteto, de los principios que más íntimamente lo definen. El del maestro ruso desgajándose en continuos solos, enardecidos, trágicos, siempre erráticos como en una huída desesperada hacia ninguna parte, en una renuncia a integrarse en el conjunto, por romper su equilibrio característico, por negarlo, por hacerlo saltar en por los aires.

El del americano, valiéndose de artificios que, sin negarlo, nos hacen pensar en otra cosa. El primero de estos artificios es el de la amplificación electrónica, que lo presenta a nuestra escucha como distorsionado; como si no fuese en verdad un cuarteto de cuerda, sino la imagen sonora de un cuarteto de cuerda. El segundo, el uso de la percusión y la intervención de los propios intérpretes más allá del instrumento que manejan, a través de gritos, voces, gestos diversos. Estos usos son lo suficientemente discretos –la percusión es siempre pequeña, y aparece en momentos muy determinados, no poniendo jamás en cuestión el protagonismo absoluto de la cuerda– como para que la obra no sea más que un cuarteto –siempre interpretada, en todo caso, por cuatro músicos–, y lo suficientemente presentes como para que además de un cuarteto sea también otra cosa.

Así pues, mientras que el de Ángeles negros es un universo conformado por fragmentos, trozos de músicas que giran alrededor de la idea de cuarteto, pero que en rigor declina serlo, el del Decimoquinto de Shostakóvich tal vez sea exactamente lo contrario, el de un cuarteto cuyo sentido es, paradójicamente, el de disolver desde dentro la propia idea de cuarteto. Los extremos pues que se estrechan la mano, el círculo que se cierra: las dos expresiones últimas del género.

martes, 1 de febrero de 2011
Comentarios
Sólo puede participar con sus comentarios si es socio del Club. Inscríbase, es gratis.
Esquina inferior izquierda Esquina inferior iderecha
Portal web DotNetNuke por DOTWARE tecnología a punto   GEN. 0,0468549 s