Blogs / Foros

NOTA:
Comentarios sólo Socios del Club.
Inscríbase, es gratis.

Autores blogs
Archivos blogs
noviembre 2018 (4)
octubre 2018 (4)
septiembre 2018 (5)
julio 2018 (5)
junio 2018 (5)
mayo 2018 (5)
abril 2018 (5)
marzo 2018 (5)
febrero 2018 (5)
enero 2018 (5)
diciembre 2017 (5)
noviembre 2017 (5)
octubre 2017 (5)
septiembre 2017 (5)
julio 2017 (5)
junio 2017 (5)
mayo 2017 (5)
abril 2017 (5)
marzo 2017 (5)
febrero 2017 (5)
enero 2017 (5)
diciembre 2016 (5)
noviembre 2016 (4)
octubre 2016 (5)
septiembre 2016 (5)
julio 2016 (4)
junio 2016 (5)
mayo 2016 (5)
abril 2016 (5)
marzo 2016 (5)
febrero 2016 (5)
enero 2016 (5)
diciembre 2015 (5)
noviembre 2015 (5)
octubre 2015 (5)
septiembre 2015 (5)
julio 2015 (4)
junio 2015 (5)
mayo 2015 (5)
abril 2015 (5)
marzo 2015 (5)
febrero 2015 (5)
enero 2015 (5)
diciembre 2014 (5)
noviembre 2014 (5)
octubre 2014 (5)
septiembre 2014 (4)
julio 2014 (5)
junio 2014 (6)
mayo 2014 (5)
abril 2014 (6)
marzo 2014 (6)
febrero 2014 (6)
enero 2014 (6)
diciembre 2013 (6)
noviembre 2013 (6)
octubre 2013 (6)
septiembre 2013 (6)
julio 2013 (6)
junio 2013 (5)
mayo 2013 (6)
abril 2013 (6)
marzo 2013 (6)
febrero 2013 (6)
enero 2013 (7)
diciembre 2012 (7)
noviembre 2012 (8)
octubre 2012 (8)
septiembre 2012 (8)
julio 2012 (8)
junio 2012 (8)
mayo 2012 (8)
abril 2012 (8)
marzo 2012 (9)
febrero 2012 (8)
enero 2012 (9)
diciembre 2011 (9)
noviembre 2011 (9)
octubre 2011 (8)
septiembre 2011 (8)
julio 2011 (9)
junio 2011 (9)
mayo 2011 (7)
abril 2011 (7)
marzo 2011 (7)
febrero 2011 (8)
enero 2011 (8)
diciembre 2010 (8)
noviembre 2010 (9)
octubre 2010 (9)
septiembre 2010 (9)
julio 2010 (9)
junio 2010 (9)
mayo 2010 (9)
abril 2010 (9)
marzo 2010 (9)
febrero 2010 (8)
enero 2010 (9)
diciembre 2009 (9)
noviembre 2009 (9)
octubre 2009 (9)
septiembre 2009 (9)
agosto 2009 (1)
julio 2009 (9)
junio 2009 (9)
mayo 2009 (9)
abril 2009 (9)
marzo 2009 (9)
febrero 2009 (10)
enero 2009 (11)
diciembre 2008 (1)
noviembre 2008 (10)
Esquina superior izquierda Esquina superior derecha
Últimas entradas

Agencias

Hace unas semanas andaba yo desayunando en la cantina del IES donde trabajo cuando llegó uno de los proveedores de chucherías varias. Seguí con interés su negociación con el cantinero: "estos chicles que tanto vendes siguen saliendo caros, pero si te llevas estos caramelos de sabor explosivo y las nuevas piruletas que dejan la lengua azul (sic: una verdadera plaga entre los alumnos de la ESO) te quedas con todo por equis euros”. A lo que el cantinero replicaba cosas como “me llevo los chicles y las piruletas si me lo dejas a tal precio, pero los caramelos te los puedes quedar porque no voy a hacer buen negocio con ellos”. Y así hasta llegar a un mutuo acuerdo. Bueno, pues lo mismo pasa con las agencias artísticas y los diferentes teatros. O debería pasar.

Una agencia artística tiene como principal finalidad obtener beneficios económicos. Es por tanto su derecho y su deber colocar a la mayor cantidad de sus representados que sea posible y obtener por su contrato una cifra que sea razonablemente interesante para ella y para sus artistas. No podemos por tanto hacerles reproches cuando vienen con eso de “si quieres a tal figura te quedas con el paquete completo que incluye a fulanito, a fulanita y a menganito, que ya sé que son bastante menos buenos, porque si le quieres a él solito te va a salir mucho más caro”. Esto es parte del negocio. Porque de un negocio se trata para ellos, y no de una operación de altruismo. No se olvide.

Ahora bien, luego está la capacidad que tienen los diferentes gestores y directores artísticos de negociar semejantes condiciones. La capacidad o el interés, que no es lo mismo. Porque puede ocurrir que un teatro ande más bien escaso de presupuesto y no tenga más remedio que priorizar la cantidad por delante de la calidad: si quiero tantos espectáculos por temporada hay que apechugar con lo que hay, que no sale muy caro, y de este modo, junto a unos cuantos mediocres que vienen “en el pack” tenemos a unos cuantos artistas de categoría. Vale.

Pero también puede ocurrir que existan acuerdos tácitos entre algunos gestores y determinadas agencias que den vía libre al intercambio de medianías sin que ello beneficie precisamente a los resultados artísticos globales. O que sencillamente el gestor de turno no sepa hacer las cosas bien y “se la cuelen” con más frecuencia de la deseable. Ahí es donde un teatro o una orquesta demuestran en buena medida su categoría: en la capacidad para sortear los envites de las agencias, no ceder ante las presiones que las mismas realizan una temporada tras otra y establecer una dinámica en la que éstas tengan bien claro que frente a su necesidad de hacer negocio se encuentra la obligación que tienen estas administraciones públicas (es decir, pagadas con el dinero de los ciudadanos) de servir no a los intereses particulares de los artistas y sus representantes, sino a los de todos los melómanos, que lo que demandan es, dentro de los lógicos límites presupuestarios, alcanzar la mayor calidad posible. Y eso se consigue siendo un buen negociante. Como nuestro cantinero.

sábado, 1 de enero de 2011
Comentarios
Sólo puede participar con sus comentarios si es socio del Club. Inscríbase, es gratis.
Esquina inferior izquierda Esquina inferior iderecha
Portal web DotNetNuke por DOTWARE tecnología a punto   GEN. 0,046876 s