Blogs / Foros

NOTA:
Comentarios sólo Socios del Club.
Inscríbase, es gratis.

Autores blogs
Archivos blogs
noviembre 2018 (4)
octubre 2018 (4)
septiembre 2018 (5)
julio 2018 (5)
junio 2018 (5)
mayo 2018 (5)
abril 2018 (5)
marzo 2018 (5)
febrero 2018 (5)
enero 2018 (5)
diciembre 2017 (5)
noviembre 2017 (5)
octubre 2017 (5)
septiembre 2017 (5)
julio 2017 (5)
junio 2017 (5)
mayo 2017 (5)
abril 2017 (5)
marzo 2017 (5)
febrero 2017 (5)
enero 2017 (5)
diciembre 2016 (5)
noviembre 2016 (4)
octubre 2016 (5)
septiembre 2016 (5)
julio 2016 (4)
junio 2016 (5)
mayo 2016 (5)
abril 2016 (5)
marzo 2016 (5)
febrero 2016 (5)
enero 2016 (5)
diciembre 2015 (5)
noviembre 2015 (5)
octubre 2015 (5)
septiembre 2015 (5)
julio 2015 (4)
junio 2015 (5)
mayo 2015 (5)
abril 2015 (5)
marzo 2015 (5)
febrero 2015 (5)
enero 2015 (5)
diciembre 2014 (5)
noviembre 2014 (5)
octubre 2014 (5)
septiembre 2014 (4)
julio 2014 (5)
junio 2014 (6)
mayo 2014 (5)
abril 2014 (6)
marzo 2014 (6)
febrero 2014 (6)
enero 2014 (6)
diciembre 2013 (6)
noviembre 2013 (6)
octubre 2013 (6)
septiembre 2013 (6)
julio 2013 (6)
junio 2013 (5)
mayo 2013 (6)
abril 2013 (6)
marzo 2013 (6)
febrero 2013 (6)
enero 2013 (7)
diciembre 2012 (7)
noviembre 2012 (8)
octubre 2012 (8)
septiembre 2012 (8)
julio 2012 (8)
junio 2012 (8)
mayo 2012 (8)
abril 2012 (8)
marzo 2012 (9)
febrero 2012 (8)
enero 2012 (9)
diciembre 2011 (9)
noviembre 2011 (9)
octubre 2011 (8)
septiembre 2011 (8)
julio 2011 (9)
junio 2011 (9)
mayo 2011 (7)
abril 2011 (7)
marzo 2011 (7)
febrero 2011 (8)
enero 2011 (8)
diciembre 2010 (8)
noviembre 2010 (9)
octubre 2010 (9)
septiembre 2010 (9)
julio 2010 (9)
junio 2010 (9)
mayo 2010 (9)
abril 2010 (9)
marzo 2010 (9)
febrero 2010 (8)
enero 2010 (9)
diciembre 2009 (9)
noviembre 2009 (9)
octubre 2009 (9)
septiembre 2009 (9)
agosto 2009 (1)
julio 2009 (9)
junio 2009 (9)
mayo 2009 (9)
abril 2009 (9)
marzo 2009 (9)
febrero 2009 (10)
enero 2009 (11)
diciembre 2008 (1)
noviembre 2008 (10)
Esquina superior izquierda Esquina superior derecha
Últimas entradas

Aficionados, pseudoaficionados y la cultura subvencionada

Estas líneas vienen a ofrecer algunas reflexiones más sobre la cuestión que exponíamos en este mismo blog el mes pasado (“La clásica es para ricos”), y lo hacen al hilo de la amable contestación que nos ofrecía D. Alfonso Aijón a nuestra crítica a sus declaraciones sobre la presunta “verdadera afición” de los abonados a los ciclos de concierto que él organiza a través de Ibermúsica, frente a los “falsos aficionados” que no están dispuestos a pagar los elevados precios de las entradas de estos espectáculos que, al contrario que la inmensa mayoría de los que se ofrecen en España en lo que a música clásica se refiere, no reciben ningún tipo de subvención.

Desde aquí quiero insistir en que hay un factor señalado por Aijón que merece ser tenido muy en cuenta: la falta de conciencia por parte del público de lo que realmente cuesta un espectáculo. Pero ahí el fallo quizá esté en que nuestro Estado del Bienestar, ese que está empezando a desmontarse, no ha sabido comunicarnos en qué se invierte nuestro dinero. Por poner un ejemplo de lo más simple, mis alumnos no hacen más que decirme que ellos no tienen que cumplir con ninguna responsabilidad porque “no se les paga, al contrario que a los profesores”; yo estoy harto de replicarles que estar sentado en un pupitre supone una importantísima inversión por parte del Estado (es decir, de los que pagamos impuestos), y que por ende el “salario” del alumnado está siempre ahí, aunque sea en especie. Y quien habla de la educación puede hablar perfectamente de la medicina. No hace mucho se ha planteado la idea de que en el futuro nuestro médico del seguro nos entregue una factura simbólica para que sepamos lo que ha costado a las arcas estatales nuestra consulta. Pues miren ustedes, no me parece ninguna tontería. En la música no sería fácil hacer algo parecido, pero sí que sería interesante hacer públicas de manera más detallada las cifras que manejan nuestros teatros y auditorios. Otra cosa es que estén dispuestos a hacerlo, claro.

Dicho esto, y sin quitarle mérito alguno a su admirable labor al frente de Ibermúsica, sigo discrepando en el núcleo de la cuestión: la “verdad” de una afición frente a la otra. Soy relativamente joven, pero he ido a muchos conciertos en mi vida. Al menos, a los suficientes como para saber con qué clase de público me encuentro. Y puedo asegurar que en todas partes cuecen habas. Hay entre los abonados a Ibermúsica, qué duda cabe, buenísimos aficionados, pero también mucha gente acude más al acto social que a otra cosa. Y no resulta difícil escuchar barbaridades musicales en los pasillos. ¿Más que en, qué se yo, los subvencionadísimos conciertos de la RTVE o los de la ONE? No, tampoco es eso. A la hora de boicotear un recital de piano con continuas toses, salir de la sala a destiempo, hablar en voz alta con la pareja, dejar el móvil conectado adrede o jurar en arameo cada vez que aparece el nombre de Bartók, da igual que las entradas hayan costado diez euros o ciento cincuenta. O que estemos en Madrid, en Valencia o en Sevilla. Cambia la extracción social del público, pero no tanto la actitud ante la música.

Otra cosa es que sin esos fieles abonados a los conciertos privados no hubiera sido posible tener en España a una larga lista de importantísimas figuras musicales. Cierto. Y meritorio. Pero no lo es menos que sin la cultura subvencionada no se hubiera podido crear afición. Si yo me convertí en un entusiasta de la música clásica fue, entre otras cosas, porque en mis tiempos de estudiante podía escuchar a la Sinfónica de Sevilla por cuatrocientas de las antiguas pesetas o asistir a la muestra de Música Antigua por unos precios de lo más económico; y porque, ya durante la Expo-92, conseguí entradas para Barenboim y la Filarmónica de Berlín, Celibidache y Múnich, Chailly con la Concertgebouw y Abbado con la Filarmónica de Viena -son solo algunos ejemplos- por mil doscientas pesetas cada una. Si esos conciertos se hubieran ofrecido a precio “real”, ni yo ni muchísimas otras personas seríamos hoy melómanos en la medida en que lo somos, porque no hubiéramos podido asistir a esos eventos. Sí, están la radio, los discos y todo eso, pero nada posee la “capacidad de convicción” de un buen concierto en directo.

Explotará la burbuja musical como lo ha hecho la inmobiliaria, señalaba el señor Aijón. Pues sí. Pero no se crean que esto va a beneficiar al sector privado, moviendo al público de un sitio a otro y concienciándole de la necesidad de pagar. Más bien todo lo contrario: los melómanos ya más o menos bien formados quizá nos resignemos a romper la hucha del cerdito para ver, muy de tarde en tarde, a grandes orquestas y directores, pero las nuevas generaciones van a estar tan apartadas del hecho musical que dentro de unas décadas no habrá quien esté dispuesto a abonar 162 euros por escuchar la Novena de Mahler de Abbado con la Orquesta de Lucerna. No será ya que no tengan dinero, o que no estén particularmente interesados en ver al Abbado de turno. Es que, sencillamente, no sabrán quién es Mahler y les importará un pimiento escuchar una sinfonía en directo.

miércoles, 1 de diciembre de 2010
Comentarios
Sólo puede participar con sus comentarios si es socio del Club. Inscríbase, es gratis.
Esquina inferior izquierda Esquina inferior iderecha
Portal web DotNetNuke por DOTWARE tecnología a punto   GEN. 0,0781303 s