Blogs / Foros

NOTA:
Comentarios sólo Socios del Club.
Inscríbase, es gratis.

Autores blogs
Archivos blogs
noviembre 2018 (4)
octubre 2018 (4)
septiembre 2018 (5)
julio 2018 (5)
junio 2018 (5)
mayo 2018 (5)
abril 2018 (5)
marzo 2018 (5)
febrero 2018 (5)
enero 2018 (5)
diciembre 2017 (5)
noviembre 2017 (5)
octubre 2017 (5)
septiembre 2017 (5)
julio 2017 (5)
junio 2017 (5)
mayo 2017 (5)
abril 2017 (5)
marzo 2017 (5)
febrero 2017 (5)
enero 2017 (5)
diciembre 2016 (5)
noviembre 2016 (4)
octubre 2016 (5)
septiembre 2016 (5)
julio 2016 (4)
junio 2016 (5)
mayo 2016 (5)
abril 2016 (5)
marzo 2016 (5)
febrero 2016 (5)
enero 2016 (5)
diciembre 2015 (5)
noviembre 2015 (5)
octubre 2015 (5)
septiembre 2015 (5)
julio 2015 (4)
junio 2015 (5)
mayo 2015 (5)
abril 2015 (5)
marzo 2015 (5)
febrero 2015 (5)
enero 2015 (5)
diciembre 2014 (5)
noviembre 2014 (5)
octubre 2014 (5)
septiembre 2014 (4)
julio 2014 (5)
junio 2014 (6)
mayo 2014 (5)
abril 2014 (6)
marzo 2014 (6)
febrero 2014 (6)
enero 2014 (6)
diciembre 2013 (6)
noviembre 2013 (6)
octubre 2013 (6)
septiembre 2013 (6)
julio 2013 (6)
junio 2013 (5)
mayo 2013 (6)
abril 2013 (6)
marzo 2013 (6)
febrero 2013 (6)
enero 2013 (7)
diciembre 2012 (7)
noviembre 2012 (8)
octubre 2012 (8)
septiembre 2012 (8)
julio 2012 (8)
junio 2012 (8)
mayo 2012 (8)
abril 2012 (8)
marzo 2012 (9)
febrero 2012 (8)
enero 2012 (9)
diciembre 2011 (9)
noviembre 2011 (9)
octubre 2011 (8)
septiembre 2011 (8)
julio 2011 (9)
junio 2011 (9)
mayo 2011 (7)
abril 2011 (7)
marzo 2011 (7)
febrero 2011 (8)
enero 2011 (8)
diciembre 2010 (8)
noviembre 2010 (9)
octubre 2010 (9)
septiembre 2010 (9)
julio 2010 (9)
junio 2010 (9)
mayo 2010 (9)
abril 2010 (9)
marzo 2010 (9)
febrero 2010 (8)
enero 2010 (9)
diciembre 2009 (9)
noviembre 2009 (9)
octubre 2009 (9)
septiembre 2009 (9)
agosto 2009 (1)
julio 2009 (9)
junio 2009 (9)
mayo 2009 (9)
abril 2009 (9)
marzo 2009 (9)
febrero 2009 (10)
enero 2009 (11)
diciembre 2008 (1)
noviembre 2008 (10)
Esquina superior izquierda Esquina superior derecha
Últimas entradas

De los felices sesenta

La discográfica Deutsche Grammophon tiró la casa por la ventana presentando por todo lo alto hace no mucho La Pasión según san Marcos del compositor argentino Osvaldo Golijov, obra que proviene de aquel célebre encargo que Helmut Rilling realizara en el 2000 a cuatro compositores de renombre internacional para poner música a otras tantas Pasiones de Cristo según los cuatro evangelistas, en conmemoración del 250º aniversario de la muerte de Bach. No ha reparado en efectivos: álbum triple, extensible a modo de políptico con portada que reproduce a todo color la vistosa Crucifixión de Picasso –tela que no le va nada mal, por cierto, al contenido de la publicación–, integrado por dos versiones de la obra, una, en doble disco compacto, y otra, en dvd, grabados en Caracas y Ámsterdam, respectivamente, movilizando a dos equipos técnicos distintos con una interminable lista de profesionales trabajando en el proyecto. Lanzamiento pues de best seller, que es lo que aspira a ser, intentando emular los éxitos de tales subproductos literarios: grabación, producción, edición, diseño... todo de verdadero lujo.

Un error. Porque La Pasión de Golijov no es música de compact disc ni de dvd; ni uno ni otro son su medio natural. La Pasión de Golijov es música de cassette, de aquellos viejos reproductores a cassette marca Philips, feos como demonios, pero duros como piedra berroqueña, que ya los podías tirar desde un quinto piso, que seguían funcionando. ¡Para nosotros los quisiéramos en este mundo de tiquismiquis de hoy! Los cassettes a pilas inseparables de los curas de barbitas, gafas oscuras y clergyman de las iglesias-moles de hormigón armado y cristaleras de colorines de los suburbios de nuestras ciudades. La música de La Pasión no se separa un palmo de aquella con la que estos curillas modernoides de parroquia de barrio de los sesenta daban la tabarra a sus catecúmenos. Y no digo que éstos no flipasen con ella, con su ritmo, con su color, con su exotismo que ingenuamente confundían con modernidad, en su intención de aventar el olor a incienso rancio y a cera quemada de las sacristías.

La Pasión de Golijov es música de los felices sesenta, sí, pero no de la que hacían los compositores serios, devanándose la sesera con sus transcendentalísimos asuntos de complejos hiperseriales, de macroestructuras aleatorias y demás pijotadas. Ni tampoco con la de los melenudos de Liverpool que redefinían por entonces esa quimera que llaman cultura popular. La Pasión según san Marcos de Golijov, que consciente o inconscientemente toma por modelo la famosa Misa criolla del difunto Ramírez sin aventurar un solo paso más allá de ella, es, en fin, la música del Concilio Vaticano II. En la Ciudad Santa tienen que estar que dan palmas.

miércoles, 1 de diciembre de 2010
Comentarios
Sólo puede participar con sus comentarios si es socio del Club. Inscríbase, es gratis.
Esquina inferior izquierda Esquina inferior iderecha
Portal web DotNetNuke por DOTWARE tecnología a punto   GEN. 0,0468976 s