Blogs / Foros

NOTA:
Comentarios sólo Socios del Club.
Inscríbase, es gratis.

Autores blogs
Archivos blogs
noviembre 2018 (4)
octubre 2018 (4)
septiembre 2018 (5)
julio 2018 (5)
junio 2018 (5)
mayo 2018 (5)
abril 2018 (5)
marzo 2018 (5)
febrero 2018 (5)
enero 2018 (5)
diciembre 2017 (5)
noviembre 2017 (5)
octubre 2017 (5)
septiembre 2017 (5)
julio 2017 (5)
junio 2017 (5)
mayo 2017 (5)
abril 2017 (5)
marzo 2017 (5)
febrero 2017 (5)
enero 2017 (5)
diciembre 2016 (5)
noviembre 2016 (4)
octubre 2016 (5)
septiembre 2016 (5)
julio 2016 (4)
junio 2016 (5)
mayo 2016 (5)
abril 2016 (5)
marzo 2016 (5)
febrero 2016 (5)
enero 2016 (5)
diciembre 2015 (5)
noviembre 2015 (5)
octubre 2015 (5)
septiembre 2015 (5)
julio 2015 (4)
junio 2015 (5)
mayo 2015 (5)
abril 2015 (5)
marzo 2015 (5)
febrero 2015 (5)
enero 2015 (5)
diciembre 2014 (5)
noviembre 2014 (5)
octubre 2014 (5)
septiembre 2014 (4)
julio 2014 (5)
junio 2014 (6)
mayo 2014 (5)
abril 2014 (6)
marzo 2014 (6)
febrero 2014 (6)
enero 2014 (6)
diciembre 2013 (6)
noviembre 2013 (6)
octubre 2013 (6)
septiembre 2013 (6)
julio 2013 (6)
junio 2013 (5)
mayo 2013 (6)
abril 2013 (6)
marzo 2013 (6)
febrero 2013 (6)
enero 2013 (7)
diciembre 2012 (7)
noviembre 2012 (8)
octubre 2012 (8)
septiembre 2012 (8)
julio 2012 (8)
junio 2012 (8)
mayo 2012 (8)
abril 2012 (8)
marzo 2012 (9)
febrero 2012 (8)
enero 2012 (9)
diciembre 2011 (9)
noviembre 2011 (9)
octubre 2011 (8)
septiembre 2011 (8)
julio 2011 (9)
junio 2011 (9)
mayo 2011 (7)
abril 2011 (7)
marzo 2011 (7)
febrero 2011 (8)
enero 2011 (8)
diciembre 2010 (8)
noviembre 2010 (9)
octubre 2010 (9)
septiembre 2010 (9)
julio 2010 (9)
junio 2010 (9)
mayo 2010 (9)
abril 2010 (9)
marzo 2010 (9)
febrero 2010 (8)
enero 2010 (9)
diciembre 2009 (9)
noviembre 2009 (9)
octubre 2009 (9)
septiembre 2009 (9)
agosto 2009 (1)
julio 2009 (9)
junio 2009 (9)
mayo 2009 (9)
abril 2009 (9)
marzo 2009 (9)
febrero 2009 (10)
enero 2009 (11)
diciembre 2008 (1)
noviembre 2008 (10)
Esquina superior izquierda Esquina superior derecha
Últimas entradas

La clásica es para ricos

El pasado mes de junio Alfonso Aijón realizó unas declaraciones a EFE en las que, reflexionando sobre los efectos de la crisis sobre las subvenciones a los conciertos, afirmaba que a su ciclo de Ibermúsica van "los verdaderos aficionados", los que saben lo que cuesta la música, no "los pseudoaficionados", es decir, "los que no están dispuestos a pagar el valor real" (sic). No sólo se quedó tan ancho, sino que colgó las declaraciones en la página web de su empresa, recibiendo a partir de entonces unas cuantas contestaciones por parte de la melomanía. Y es que, aunque no sea lo mismo decir “los que no están dispuestos” que “los que no pueden permitírselo”, semejante afirmación resulta impropia de la inteligencia y la sensibilidad de una persona que ha hecho, desde el sector privado, muchísimas cosas positivas por la música en España durante los últimos decenios.

Es verdad que hay  bastantes personas tan acostumbradas a los precios de la cultura subvencionada que se han olvidado de lo costoso que es montar un espectáculo de categoría. Es caro organizar el recital de un solista de primera fila; es carísimo ofrecer un concierto sinfónico, toda vez que tienes que costear desplazamientos y cachés de un equipo numeroso; y lo es mucho más aún montar ópera, porque ahí estamos hablando de un nutrido grupo de intérpretes (orquesta, coro, solistas) al que hay que mantener durante un periodo de tiempo más o menos largo, a lo que hay que sumar la realización o el alquiler de la producción escénica. Muchas veces esto no lo vemos, o no lo queremos ver, de tal modo que cuando se nos pide por la entrada de un espectáculo lo mismo que cuesta -retomo los ejemplos que ponía Aijón en sus declaraciones- la Fórmula 1 o Rock in Rio, nos llevamos las manos a la cabeza y creemos, erróneamente, que el organizador nos está tomando el pelo. Hasta ahí, vale.

Pero no es menos cierto que los precios “reales” de óperas y conciertos no son asumibles por la mayor parte de la melomanía que desea escuchar música en directo de manera más o menos regular, y menos aún en unos momentos en los que la clase media está perdiendo poder adquisitivo a pasos agigantados. Son -somos- numerosísimos los melómanos cuyo sueldo mensual anda por debajo -a veces muy por debajo- de los dos mil euros mensuales. Alfonso Aijón, que parece moverse musicalmente tan solo en los ambientes selectos de la alta burguesía de sus abonados, se llevaría una sorpresa si supiera a qué localidades tienen que recurrir en conciertos y óperas muchos melómanos verdaderamente entendidos, de esos que conocen bien el repertorio, escuchan música regularmente en su casa, procuran asistir a todos los espectáculos en directo que pueden y son capaces de discernir con buen criterio la calidad interpretativa que lo se les ofrece. De los que van a apasionarse con la música y no a “dejarse ver”, vamos. Esos melómanos, señor Aijón, y conozco un buen número de ellos tanto en Madrid como en provincias, se van a “Principal de pie” en el Teatro Real y a lo más barato del Paraíso en los conciertos sinfónicos, y se mantienen habitualmente alejados de esos glamurosos conciertos que usted organiza por la sencilla razón de que no se lo pueden permitir.

Dicho esto, hay una cosa en lo que sí vamos a darle la razón al fundador de Ibermúsica: "La burbuja inmobiliaria ya ha explotado y ahora le toca a la musical. No habrá más subvenciones y se pagará todo, igual que la Fórmula 1". Cierto. Lo que pasa es que nosotros no nos alegramos de ello, porque eso significa que el disfrute de conciertos y óperas en directo (de las interpretaciones de nivel, hablamos) va a quedar restringido a ese número cada vez más reducido de personas que disfrutan de una holgada economía doméstica. Y eso me parece fatal. Por ello no quiero rendirme ante el avance de la iniciativa privada frente a la pública, léase subvencionada, pues pese a sus incuestionables defectos esta última sigue siendo prioritaria para que las clases medias podamos asistir a óperas y conciertos de calidad sin tener que pedir una hipoteca para pagar el “valor real” del espectáculo.

O a lo mejor es que soy yo muy ingenuo y que, sencillamente, la música clásica está hecha para los ricos.

lunes, 1 de noviembre de 2010
Comentarios
Alfonso Aijon
# Alfonso Aijon
viernes, 5 de noviembre de 2010 16:51
Posiblemente si hubiera releído mi entrevista habría matizado esas palabras mías que usted entrecomilla, no era mi intención ofender a unos y alabar a otros, lo que quería resaltar es que la afición a la Música ha decaído de forma alarmante no sólo en España, y que únicamente con el esfuerzo y generosidad de los verdaderos amantes de ella podremos conseguir que se mantenga.

Usted habla de que no quiere tener que hipotecar su casa para oír un buen concierto o una ópera, pues yo si lo he hecho, y no solo una vez, para que los aficionados como usted hayan podido escuchar por primera vez a orquestas, directores y solistas que sin mi riesgo no habrían venido nunca (puedo facilitarle el tomo y página del registro de la propiedad, para su comprobación).

De los más de 80.000 espectadores en un campo de fútbol sin lugar a dudas un tercio son mileuristas, pero son capaces de endeudarse para asistir a una competición de la Champions League (comparable en atractivo a un concierto de la filarmónica de Berlín, de Viena o de la Concertgebouw), eso es afición. No se quejan y, además, vuelven a repetir esa especie de Amok.

Eso ya no existe entre las nuevas generaciones de aficionados musicales. Por supuesto que los hay como usted, pero me reconocerá que son una minoría.

Con mis ochenta años he tenido el privilegio de vivir la edad de oro de nuestra Música y puedo hacer comparaciones que evidencian la diferencia. Ya fuera en Berlin, Viena, Hamburgo, Madrid o Londres, los jóvenes nos peleábamos para entrar en un concierto a cambio de pasar las hojas al pianista de turno: H. Menuhin, Clara Haskil, Carlo Zecchi Estéban Sánchez o Jesús Aroca... Hoy cuando Ibermúsica necesita a alguien para este menester, primero es difícil de encontrar y si se consigue hay que pagarle 300 euros y dos entradas para su pareja... ¿Donde están esos jóvenes estudiantes de música que no vienen a recitales de maestros aunque se les regalen las entradas?

Sin duda los precios de las entradas de Ibermúsica son altos, no puede ser de otra manera, no tenemos ni subvenciones ni patrocinadores, como otros, pero damos la posibilidad de pagar el abono en tres plazos y si en algunos conciertos sobran entradas porque el cupo obligado para cada orquesta no se agota, salgo personalmente a la puerta del Auditorio para regalarlas y rara vez encuentro a un joven que esté a la espera de que se produzca esa oportunidad.

Créame que agradezco su artículo porque me revela el estado de ánimo de un limitado sector de su generación y me gustaría comprenderlo y solucionarlo, algo para lo que estoy completamente a su disposición.
#
miércoles, 1 de diciembre de 2010 14:39
Muchas gracias por sus apreciaciones, señor Aijón. Le ruego que me disculpe por haberle contestado tan tarde, pero el tema me parece tan relevante que he preferido hacerlo por extenso en la siguiente entrada de este blog, publicada hoy 1 de diciembre. Un cordial saludo.
Sólo puede participar con sus comentarios si es socio del Club. Inscríbase, es gratis.
Esquina inferior izquierda Esquina inferior iderecha
Portal web DotNetNuke por DOTWARE tecnología a punto   GEN. 0,0468794 s