Blogs / Foros

NOTA:
Comentarios sólo Socios del Club.
Inscríbase, es gratis.

Autores blogs
Archivos blogs
noviembre 2018 (4)
octubre 2018 (4)
septiembre 2018 (5)
julio 2018 (5)
junio 2018 (5)
mayo 2018 (5)
abril 2018 (5)
marzo 2018 (5)
febrero 2018 (5)
enero 2018 (5)
diciembre 2017 (5)
noviembre 2017 (5)
octubre 2017 (5)
septiembre 2017 (5)
julio 2017 (5)
junio 2017 (5)
mayo 2017 (5)
abril 2017 (5)
marzo 2017 (5)
febrero 2017 (5)
enero 2017 (5)
diciembre 2016 (5)
noviembre 2016 (4)
octubre 2016 (5)
septiembre 2016 (5)
julio 2016 (4)
junio 2016 (5)
mayo 2016 (5)
abril 2016 (5)
marzo 2016 (5)
febrero 2016 (5)
enero 2016 (5)
diciembre 2015 (5)
noviembre 2015 (5)
octubre 2015 (5)
septiembre 2015 (5)
julio 2015 (4)
junio 2015 (5)
mayo 2015 (5)
abril 2015 (5)
marzo 2015 (5)
febrero 2015 (5)
enero 2015 (5)
diciembre 2014 (5)
noviembre 2014 (5)
octubre 2014 (5)
septiembre 2014 (4)
julio 2014 (5)
junio 2014 (6)
mayo 2014 (5)
abril 2014 (6)
marzo 2014 (6)
febrero 2014 (6)
enero 2014 (6)
diciembre 2013 (6)
noviembre 2013 (6)
octubre 2013 (6)
septiembre 2013 (6)
julio 2013 (6)
junio 2013 (5)
mayo 2013 (6)
abril 2013 (6)
marzo 2013 (6)
febrero 2013 (6)
enero 2013 (7)
diciembre 2012 (7)
noviembre 2012 (8)
octubre 2012 (8)
septiembre 2012 (8)
julio 2012 (8)
junio 2012 (8)
mayo 2012 (8)
abril 2012 (8)
marzo 2012 (9)
febrero 2012 (8)
enero 2012 (9)
diciembre 2011 (9)
noviembre 2011 (9)
octubre 2011 (8)
septiembre 2011 (8)
julio 2011 (9)
junio 2011 (9)
mayo 2011 (7)
abril 2011 (7)
marzo 2011 (7)
febrero 2011 (8)
enero 2011 (8)
diciembre 2010 (8)
noviembre 2010 (9)
octubre 2010 (9)
septiembre 2010 (9)
julio 2010 (9)
junio 2010 (9)
mayo 2010 (9)
abril 2010 (9)
marzo 2010 (9)
febrero 2010 (8)
enero 2010 (9)
diciembre 2009 (9)
noviembre 2009 (9)
octubre 2009 (9)
septiembre 2009 (9)
agosto 2009 (1)
julio 2009 (9)
junio 2009 (9)
mayo 2009 (9)
abril 2009 (9)
marzo 2009 (9)
febrero 2009 (10)
enero 2009 (11)
diciembre 2008 (1)
noviembre 2008 (10)
Esquina superior izquierda Esquina superior derecha
Últimas entradas

Grabado en piedra

“No seas sabio en exceso, ¿para qué destruirte?”, advierte el Eclesiastés. Y Bartók y Béla Balázs, el libretista, ateos redomados, no sólo se hicieron la misma reflexión a través de Maeterlinck y Perrault, de cuyas plumas partieron, sino que además la instalaron sobre un escenario con toda la parafernalia teatral a su servicio: trama argumental, palabra poética, espacio dramático, personajes, decorados, luces, figurines... Y musical, naturalmente, aunque aquí el aparato quede reducido a lo estrictamente esencial: dos únicas voces, que no se apoyan siquiera en el convencional coro, y una orquesta, que suena como un bloque compacto casi monócromo, como un chorro sonoro, unas veces más grueso, otras más fino; ora con más presión, ora con menos (¿nos hemos parado a comprobar cómo Bartók prefigura aquí, en pleno 1911, el ideal sonoro de no poca de la música electrónica que habría de venir cuatro, cinco, seis décadas después?). A esta celebración alegórica-dramatúrgica-musical la llamaron El castillo de Barba Azul. Una obra maestra.

La cercanía del sol quema los ojos. Y la superación de ciertos límites tácitos, la no asunción de que en el fondo de todo conocimiento subyace un poso oscuro, irracional y, paradójicamente, incognoscible cuyo contenido se teme atroz; el ejercicio, en suma, de la libertad absoluta, reservada sólo a los dioses, tiene un altísimo precio.Terrible, pues, la condición humana que ha de debatirse entre el conocimiento –libertad lo llaman otros–, que llevado a sus últimas consecuencias acarrea su propia destrucción, y la ignorancia, que niega su naturaleza. Pero en la partitura de Bartók –dura, brutal por momentos, sin concesiones... aunque, ¿quién ha descrito mejor en sonidos esa soledad cósmica que nos acompaña de la cuna a la tumba?– habrá fatalismo, pero ni rastro de amargura. Bartók es el más beethoveniano de los compositores y, como él, agarra el destino por el cuello. Es la suya una música que no se impone a las circunstancias dictando mensajes de vana esperanza, como al respetable de hoy le hubiera gustado, sino que, decididamente trágica, asume con la cabeza bien alta el destino humano apurando su amarga copa hasta las heces. ¿Cuántos trágicos de esta raza vio el siglo XX? Bartók es uno de ellos, y por eso El castillo, como la tragedia griega o los dramas de Shakespeare, se erige en un producto del pensamiento y el espíritu humanos que trasciende el mero espectáculo, por grande que éste pudiera ser. Y que además lo es.

jueves, 1 de julio de 2010
Comentarios
Sólo puede participar con sus comentarios si es socio del Club. Inscríbase, es gratis.
Esquina inferior izquierda Esquina inferior iderecha
Portal web DotNetNuke por DOTWARE tecnología a punto   GEN. 0,0468694 s