Blogs / Foros

NOTA:
Comentarios sólo Socios del Club.
Inscríbase, es gratis.

Autores blogs
Archivos blogs
noviembre 2018 (4)
octubre 2018 (4)
septiembre 2018 (5)
julio 2018 (5)
junio 2018 (5)
mayo 2018 (5)
abril 2018 (5)
marzo 2018 (5)
febrero 2018 (5)
enero 2018 (5)
diciembre 2017 (5)
noviembre 2017 (5)
octubre 2017 (5)
septiembre 2017 (5)
julio 2017 (5)
junio 2017 (5)
mayo 2017 (5)
abril 2017 (5)
marzo 2017 (5)
febrero 2017 (5)
enero 2017 (5)
diciembre 2016 (5)
noviembre 2016 (4)
octubre 2016 (5)
septiembre 2016 (5)
julio 2016 (4)
junio 2016 (5)
mayo 2016 (5)
abril 2016 (5)
marzo 2016 (5)
febrero 2016 (5)
enero 2016 (5)
diciembre 2015 (5)
noviembre 2015 (5)
octubre 2015 (5)
septiembre 2015 (5)
julio 2015 (4)
junio 2015 (5)
mayo 2015 (5)
abril 2015 (5)
marzo 2015 (5)
febrero 2015 (5)
enero 2015 (5)
diciembre 2014 (5)
noviembre 2014 (5)
octubre 2014 (5)
septiembre 2014 (4)
julio 2014 (5)
junio 2014 (6)
mayo 2014 (5)
abril 2014 (6)
marzo 2014 (6)
febrero 2014 (6)
enero 2014 (6)
diciembre 2013 (6)
noviembre 2013 (6)
octubre 2013 (6)
septiembre 2013 (6)
julio 2013 (6)
junio 2013 (5)
mayo 2013 (6)
abril 2013 (6)
marzo 2013 (6)
febrero 2013 (6)
enero 2013 (7)
diciembre 2012 (7)
noviembre 2012 (8)
octubre 2012 (8)
septiembre 2012 (8)
julio 2012 (8)
junio 2012 (8)
mayo 2012 (8)
abril 2012 (8)
marzo 2012 (9)
febrero 2012 (8)
enero 2012 (9)
diciembre 2011 (9)
noviembre 2011 (9)
octubre 2011 (8)
septiembre 2011 (8)
julio 2011 (9)
junio 2011 (9)
mayo 2011 (7)
abril 2011 (7)
marzo 2011 (7)
febrero 2011 (8)
enero 2011 (8)
diciembre 2010 (8)
noviembre 2010 (9)
octubre 2010 (9)
septiembre 2010 (9)
julio 2010 (9)
junio 2010 (9)
mayo 2010 (9)
abril 2010 (9)
marzo 2010 (9)
febrero 2010 (8)
enero 2010 (9)
diciembre 2009 (9)
noviembre 2009 (9)
octubre 2009 (9)
septiembre 2009 (9)
agosto 2009 (1)
julio 2009 (9)
junio 2009 (9)
mayo 2009 (9)
abril 2009 (9)
marzo 2009 (9)
febrero 2009 (10)
enero 2009 (11)
diciembre 2008 (1)
noviembre 2008 (10)
Esquina superior izquierda Esquina superior derecha
Últimas entradas

Ópera de silencio

¿Os habéis fijado que cada vez que sube a las tablas una ópera inédita, de nuevo cuño, la crítica suele apresurarse a dar su veredicto diciendo algo así como “no es una verdadera ópera”? Aunque bien es cierto que en algún caso contadísimo también afirme lo contrario, todo hay que decirlo. Pero nunca, nunca encontrará quien las busque las razones de aserto tan categórico. ¿Será que la ópera es un género como el tiempo de san Agustín, que sólo se sabe lo que es cuando no se pregunta por él? Lo cierto es que más allá de la mera obviedad, nadie aventura un paso en su definición, como si fuese cosa divina o diabólica. Pero esta circunstancia, bien mirado, no es más que síntoma de buena salud. Plenitud de vida a sus cuatrocientos años de edad, que se escapa a cualquier intento de captura, ya que toda definición es sólo posible sobre lo inerte, sobre lo que yace muerto.

¿Dónde están pues las fronteras de la ópera? ¿Qué es lo que nos hace distinguir el género operístico de otros géneros? Porque la ópera, al fin y al cabo, no deja de ser una ilusión. Una ilusión con la que sentimos de manera vívida la confluencia del tiempo del drama con el tiempo de la música, cosa que en realidad nunca llega a producirse. Y no se produce porque no puede producirse; porque uno y otro son por principio tiempos irreconciliables como agua y aceite. La condición del tiempo musical es la de ser sólo y necesariamente musical, y no poder confluir por tanto en ningún otro: ésa es su razón, lo que hace que la música sea música. Así que la ópera se alimenta de la ilusión de esa confluencia, que en rigor no es tal. Es el primero de los artificios de este género artificioso por naturaleza.

Pero hay más ilusiones; como la que le define como teatro cantado, por ejemplo... ¿La ópera, teatro? Desde el momento en que se aplica la música al drama teatral a través del canto, que no deja de ser un añadido todo lo hermoso que se quiera, pero postizo, automáticamente se retarda, se compromete hasta la contradicción la acción dramática. Esa misma acción dramática que es condición esencial, definitoria, de la expresión teatral.

La partitura que Toru Takemitsu compusiera en 1964 para la película Kwaidam de Masaki Kobayashi, que es uno de los grandes clásicos del cine de terror, nos puede ser muy útil para reflexionar sobre este asunto. ¿Qué tendrá que ver con la ópera –nos podemos preguntar de entrada– un filme de cine puro, que ni siquiera se encuadra dentro del tipo musical? Como planteamiento no tiene desde luego lo más mínimo que ver, pero como resultado quizás lo tenga todo.

Tal vez más que en los demás, en el primero de los cuatro relatos de que consta la película, El cabello negro, el maestro nipón diseña una banda sonora en las antípodas de lo que habitualmente entendemos por “música cinematográfica”, es decir la que impuso el modelo del melodrama de Hollywood, que es el que han seguido como corderitos casi todos los compositores de ayer y de hoy. Las intervenciones musicales, que se reducen aquí a contados momentos de la narración, tienen sin embargo una importancia capital. En este episodio apenas hay palabras, y el protagonista verdadero es el silencio, un silencio cargado de contenido gracias a los estratégicos puntos en los que el maestro desgrana breves toques de instrumentos de percusión tradicionales japoneses con algún que otro añadido de manipulación electrónica. Fugaces presencias de la música que tienen la función de enmarcarlo, de llamar la atención sobre él, de invitarnos a sentir, a vivir su presencia. De hacerlo musical, en suma. De este modo, y con muy pocas notas, Takemitsu logra la ilusión que nos permite contemplar la narración dramática –cinematográfica en este caso– desde un espacio genuinamente musical. ¿No es eso lo que entendemos por ópera en última instancia? Y más: es la música la que conduce también la resolución del relato, en el momento en que esa percusión es sustituída por un continuum de sonidos larguísimos unidos por glissandos, como si de uno solo que oscila lenta y suavemente arriba y abajo se tratara. Ópera de silencio, sin voces ni retórica operística... ¡y casi sin música!

martes, 1 de junio de 2010
Comentarios
Sólo puede participar con sus comentarios si es socio del Club. Inscríbase, es gratis.
Esquina inferior izquierda Esquina inferior iderecha
Portal web DotNetNuke por DOTWARE tecnología a punto   GEN. 0,0311872 s