Blogs / Foros

NOTA:
Comentarios sólo Socios del Club.
Inscríbase, es gratis.

Autores blogs
Archivos blogs
noviembre 2018 (4)
octubre 2018 (4)
septiembre 2018 (5)
julio 2018 (5)
junio 2018 (5)
mayo 2018 (5)
abril 2018 (5)
marzo 2018 (5)
febrero 2018 (5)
enero 2018 (5)
diciembre 2017 (5)
noviembre 2017 (5)
octubre 2017 (5)
septiembre 2017 (5)
julio 2017 (5)
junio 2017 (5)
mayo 2017 (5)
abril 2017 (5)
marzo 2017 (5)
febrero 2017 (5)
enero 2017 (5)
diciembre 2016 (5)
noviembre 2016 (4)
octubre 2016 (5)
septiembre 2016 (5)
julio 2016 (4)
junio 2016 (5)
mayo 2016 (5)
abril 2016 (5)
marzo 2016 (5)
febrero 2016 (5)
enero 2016 (5)
diciembre 2015 (5)
noviembre 2015 (5)
octubre 2015 (5)
septiembre 2015 (5)
julio 2015 (4)
junio 2015 (5)
mayo 2015 (5)
abril 2015 (5)
marzo 2015 (5)
febrero 2015 (5)
enero 2015 (5)
diciembre 2014 (5)
noviembre 2014 (5)
octubre 2014 (5)
septiembre 2014 (4)
julio 2014 (5)
junio 2014 (6)
mayo 2014 (5)
abril 2014 (6)
marzo 2014 (6)
febrero 2014 (6)
enero 2014 (6)
diciembre 2013 (6)
noviembre 2013 (6)
octubre 2013 (6)
septiembre 2013 (6)
julio 2013 (6)
junio 2013 (5)
mayo 2013 (6)
abril 2013 (6)
marzo 2013 (6)
febrero 2013 (6)
enero 2013 (7)
diciembre 2012 (7)
noviembre 2012 (8)
octubre 2012 (8)
septiembre 2012 (8)
julio 2012 (8)
junio 2012 (8)
mayo 2012 (8)
abril 2012 (8)
marzo 2012 (9)
febrero 2012 (8)
enero 2012 (9)
diciembre 2011 (9)
noviembre 2011 (9)
octubre 2011 (8)
septiembre 2011 (8)
julio 2011 (9)
junio 2011 (9)
mayo 2011 (7)
abril 2011 (7)
marzo 2011 (7)
febrero 2011 (8)
enero 2011 (8)
diciembre 2010 (8)
noviembre 2010 (9)
octubre 2010 (9)
septiembre 2010 (9)
julio 2010 (9)
junio 2010 (9)
mayo 2010 (9)
abril 2010 (9)
marzo 2010 (9)
febrero 2010 (8)
enero 2010 (9)
diciembre 2009 (9)
noviembre 2009 (9)
octubre 2009 (9)
septiembre 2009 (9)
agosto 2009 (1)
julio 2009 (9)
junio 2009 (9)
mayo 2009 (9)
abril 2009 (9)
marzo 2009 (9)
febrero 2009 (10)
enero 2009 (11)
diciembre 2008 (1)
noviembre 2008 (10)
Esquina superior izquierda Esquina superior derecha
Últimas entradas

Fahrenheit 451

“El amateur musical, el buen aficionado a la música clásica ya no existe”. El que en más de una ocasión y de dos lo ha asegurado públicamente, aunque hombre bien conocido y mediático, como ahora se dice, no es ningún indocumentado que suelta el aserto entre otros cualesquiera, según ocurre en televisión, antes de “pasar a publicidad”, ni un tertuliano de esos de tres al cuarto –¿a quién iba a interesar, por otra parte, semejante asunto?–. Tiene motivos para saber lo que ocurre y decir lo que dice: se trata, nada menos, de Daniel Barenboim.

Se preguntaba el pianista y director cómo es posible que las salas de conciertos se llenen –sobre todo en las ocasiones de relumbrón, frente a las “estrellas”– y al mismo tiempo las cifras de venta de discos, por ejemplo, continúen siendo absolutamente irrisorias. Se lo preguntaba él y nos lo preguntamos todos, aunque no sé si nos detenemos a reflexionar lo suficiente en ello. ¿Carencias en la educación musical de la población? Claro, pero esa misma falta de interés o de necesidad por el disco, esto es, por la presencia deliberada de la música en la cotidianidad –a la fuerza ya nos la hacen tragar, hasta en los ascensores; si es que a eso se le puede llamar música–, es una causa más de lo mismo a tiempo que una consecuencia. El círculo vicioso. La cultura musical que no se tiene, así tampoco se adquiere. La gente puede perfectamente acudir a un recital de campanillas, o gastarse una porrada de billetes en Salzburgo, como se va a comer a El Bulli: un dispendio suntuario que se agota a sí mismo.

El entorno social de la música, más que contaminarla como si ésta fuese algo aparte, determina su producción, su historia y sus formas mismas. Constituye una parte de su ser. Desde papas y emperadores hasta las mafias de la oligarquía industrial, la estupidez y la ignominia han acompañado a la música en su historia, igual que a las demás artes. Ellos han pagado a la hermosa ramera. El recuerdo de un solo capítulo reciente, las sublimidades camerísticas ofrecidas en el campo de Auschwitz y en otros –¡Terezin!– bastaba para hacer vomitar sobre la música toda y reivindicar el silencio para siempre, si no fuésemos, ay, tan olvidadizos. La flor que nace en el estiércol y del estiércol: no por desgastado el símil deja de imponerse.

Lo que ocurre es que, al lado de sus financiadores y mecenas, bastante zafios por lo general, alentaba un cupo más o menos reducido de connoisseurs que mantenía e iba transmitiendo y alimentando la llama del gusto, de la apreciación... Un cupo pequeño, pero vivo. No una vanguardia; sí, tal vez, una élite, por qué no. Una élite en tensión permanente por ensancharse. Un círculo de perversos a la búsqueda insaciable del placer ligado al conocimiento. Nunca lo sutil fue cuestión de manadas.

¿Qué es lo que ataca hoy bajo la denominación de “élite” esta sociedad del espectáculo? Resulta curioso que sea en nombre de lo democrático cuando lo que se le brinda al personal no es la facilidad de acceso a un cúmulo inagotable de riquezas sino, a lo sumo, su degradación a caldo de consumo compulsivo. Si no ha existido nunca, que digamos, la debida atención colectiva a la educación o la cultura musical –y no me refiero esta vez a los estudios especializados–, hay ahora síntomas inquietantes de que se acaba... lo poco que se daba. Véase en qué ha quedado convertida la radio. O de qué modo admirable va renovándose, reproduciéndose, el público exclusivo en cualquiera de nuestras grandes convocatorias musicales gracias muchas veces a lo menos recomendable de nuestra escala social.

¿Quedará alguien para contarlo? El porvenir que nos espera recuerda demasiado a Fahrenheit 451. Por no ser, no es ni original.

jueves, 1 de abril de 2010
Comentarios
Liudmila Matsyura  Sbutevich
# Liudmila Matsyura Sbutevich
miércoles, 7 de noviembre de 2012 23:07
De donde van a salir el buen aficionado a la música clásica con la política que existe ?
Educación musical mínima-primitiva en los colegios y en los institutos, poco digna y sin mucha esperanza que después de esta "educación musical" los niños pueden tener interés por la música, excepto pop, rock y todo aquello que ahora se llaman ... música cool ... y que suena continuamente en todos los medios.

Luego la profesión de un músico más parece una ficción, porque pocos pueden ganar la vida con ella, aunque el sacrificio para convertirse en un músico de verdad es el máximo.

Luego con tantos conciertos gratis que organizaban durante muchos años por aquí por allá para el pueblo, para dar esta cultura ... Podemos ver ahora que los resultados son justo contrarios, porque el publico nunca va apreciar música clásica con la mentalidad que tiene - todo lo bueno nunca te dan gratis !

Me gustaría saber como quieren tener en estas condiciones el buen aficionado a la música clásica ?
Es algo casi imposible por ahora ...y es muy muy desalentador.

Sólo puede participar con sus comentarios si es socio del Club. Inscríbase, es gratis.
Esquina inferior izquierda Esquina inferior iderecha
Portal web DotNetNuke por DOTWARE tecnología a punto   GEN. 0,0468848 s