Blogs / Foros

NOTA:
Comentarios sólo Socios del Club.
Inscríbase, es gratis.

Autores blogs
Archivos blogs
enero 2018 (5)
diciembre 2017 (5)
noviembre 2017 (5)
octubre 2017 (5)
septiembre 2017 (5)
julio 2017 (5)
junio 2017 (5)
mayo 2017 (5)
abril 2017 (5)
marzo 2017 (5)
febrero 2017 (5)
enero 2017 (5)
diciembre 2016 (5)
noviembre 2016 (4)
octubre 2016 (5)
septiembre 2016 (5)
julio 2016 (4)
junio 2016 (5)
mayo 2016 (5)
abril 2016 (5)
marzo 2016 (5)
febrero 2016 (5)
enero 2016 (5)
diciembre 2015 (5)
noviembre 2015 (5)
octubre 2015 (5)
septiembre 2015 (5)
julio 2015 (4)
junio 2015 (5)
mayo 2015 (5)
abril 2015 (5)
marzo 2015 (5)
febrero 2015 (5)
enero 2015 (5)
diciembre 2014 (5)
noviembre 2014 (5)
octubre 2014 (5)
septiembre 2014 (4)
julio 2014 (5)
junio 2014 (6)
mayo 2014 (5)
abril 2014 (6)
marzo 2014 (6)
febrero 2014 (6)
enero 2014 (6)
diciembre 2013 (6)
noviembre 2013 (6)
octubre 2013 (6)
septiembre 2013 (6)
julio 2013 (6)
junio 2013 (5)
mayo 2013 (6)
abril 2013 (6)
marzo 2013 (6)
febrero 2013 (6)
enero 2013 (7)
diciembre 2012 (7)
noviembre 2012 (8)
octubre 2012 (8)
septiembre 2012 (8)
julio 2012 (8)
junio 2012 (8)
mayo 2012 (8)
abril 2012 (8)
marzo 2012 (9)
febrero 2012 (8)
enero 2012 (9)
diciembre 2011 (9)
noviembre 2011 (9)
octubre 2011 (8)
septiembre 2011 (8)
julio 2011 (9)
junio 2011 (9)
mayo 2011 (7)
abril 2011 (7)
marzo 2011 (7)
febrero 2011 (8)
enero 2011 (8)
diciembre 2010 (8)
noviembre 2010 (9)
octubre 2010 (9)
septiembre 2010 (9)
julio 2010 (9)
junio 2010 (9)
mayo 2010 (9)
abril 2010 (9)
marzo 2010 (9)
febrero 2010 (8)
enero 2010 (9)
diciembre 2009 (9)
noviembre 2009 (9)
octubre 2009 (9)
septiembre 2009 (9)
agosto 2009 (1)
julio 2009 (9)
junio 2009 (9)
mayo 2009 (9)
abril 2009 (9)
marzo 2009 (9)
febrero 2009 (10)
enero 2009 (11)
diciembre 2008 (1)
noviembre 2008 (10)
Últimas entradas

Dima Un turbulento, bello y enorme artista, nos ha dejado

Francisco Villalba Talavera

Dmitri Alexandrovich Hvorostovsky, Dima en la intimidad, pertenece al número escogido de artistas del canto cuya memoria permanecerá para muchos aficionados en el recuerdo.

Su vida fue azarosa, con dos amores que marcaron su vida sentimental, el de la apasionada Svetlana Ivanova, una bailarina a la que conoció en la Opera de Krasnoyarsk, la ciudad natal del barítono, que estaba casada y que no dudo en traicionar a su legítimo esposo, a pesar de que el cantante se alojaba en el domicilio conyugal de la pareja. Pero, tras casarse con ella, este matrimonio se fue al traste, cuando quedó prendado de una cantante,  Florence Illi, con la que se casó tras su divorcio y la mujer que le ha acompañado hasta su fallecimiento. Todo esto tras superar dos crisis por alcoholismo y una primera juventud en la que rayó la delincuencia. En fin  una verdadera “historia rusa”.

Quizá todo esto le permitió ser un intérprete fuera de serie. Su ácido sentido del humor, su capacidad para enamorar, pero también la ternura con sus hijos, le hicieron un artista polivalente, el más atractivo de los Don Giovanni, el más despótico de los Condes de las Bodas De Fígaro, el mas arrogante de los Oñieguin, el más aristocrático de los Andreyn Bolkonski de Guerra y Paz, pero también, el más atormentado, furibundo y tierno de los Rigoletto y, un papel en el que jamás le olvidare, el mas tierno Valentín del Fausto de Gounod,  con el  que rodeado de monstruos sagrados como Fleming y Ramey, se llevó el gato al agua del espectáculo.

En el repertorio ruso fue un deslumbrante Yelensky de la Dama de Picas, y un gran Griaznói de la Novia del Zar.

El repertorio cómico no fue su fuerte a pesar de sus notables Fígaro del Barbero y Belcore de l’èlisir d’amore.

Pero su amor fue Verdi con el que casi siempre triunfó en papeles tan diversos como el Rigoletto, antes mencionado, Giorgio Germont de Traviata,  Posa, de Don Carlo,  Conde Luna, de Trovador, Ankarström, de Ballo in maschera,  Yago, de Otelo, Simón Boccanegra, Francesco de I Masnadieri y Don Carlo de Hernani.

Con excepción de Valentín en el Met,  Posa en el Teatro Real de Madrid en 2001, y dos recitales en el ciclo de Lieder del Teatro de la Zarzuela en las temporadas 1996-97 y 1999-2000, siempre le he escuchado en el Festival de Salzburg y siempre las experiencias fueron gratificantes.  Andrey Bolkonsky,  con Netrebko como Natascha Rostova,  en un dúo final de Guerra y Paz de cortar la respiración, un Conde de las Bodas divinamente cantado pero detestable como personaje y el mejor Don Giovanni que he escuchado jamás, su serenata Deh! Vieni alla finestra nunca se ha cantado con más sensualidad y belleza. Pero sobre todo recordaré un concierto suyo en 1994 en el que interpretó líder de Tchaikovski, Mussorgski, Duparc y Ravel. Uno de esos momentos artístico-musicales que compensan de tanta mediocridad suelta por las salas de concierto.

Por cierto de su Posa en el Real escribí:

El barítono Dmitry Hvorostovsky ofreció una lección del mejor canto, posee impecable legato y afinación, su voz, bellísima, pastosa, puede sonar demasiado lírica para lo que tradicionalmente se ha escuchado en este papel, pero en un cantante lo que cuenta sobre todo es su capacidad para transmitirnos el personaje que interpreta y Hvorostovsky logró conmovernos a la mayoría con una escena de la muerte inolvidable a niveles dramáticos y cantada con algo más que la voz, con el alma.

Y añadía:

Como no, en Madrid siempre están los “listos de turno” que le pusieron reparos.

Así que “gracias a los abucheos de este reducido número de enteradillos” nos hemos perdido escuchar a uno de los más grandes cantantes de los últimos años. Hvorostovsky no necesitaba Madrid en su fulgurante carrera,  Madrid si le necesitaba a él y le perdimos para siempre.

En Noviembre de 2016, fue la última vez que actuó en España y lo hizo en el Liceo de Barcelona, donde estaba ausente desde la temporada 1990-91, cuando interpretó Silvio de Payasos. La acogida del público fue entusiasta. Por fin se había sacado la espina de años anteriores en Madrid.

El día 22 de  Noviembre, festividad de Santa Cecilia, fallecía en Londres, tras unos años en los que lucho contra su enfermedad con vigor y sin descanso

Gracias y hasta siempre,  Dima, yo  y otros tantos, no te olvidaremos.

lunes, 1 de enero de 2018
Comentarios
Sólo puede participar con sus comentarios si es socio del Club. Inscríbase, es gratis.
Esquina inferior izquierda Esquina inferior iderecha
Portal web DotNetNuke por DOTWARE tecnología a punto   GEN. 0,0468061 s