Blogs / Foros

NOTA:
Comentarios sólo Socios del Club.
Inscríbase, es gratis.

Autores blogs
Archivos blogs
enero 2018 (5)
diciembre 2017 (5)
noviembre 2017 (5)
octubre 2017 (5)
septiembre 2017 (5)
julio 2017 (5)
junio 2017 (5)
mayo 2017 (5)
abril 2017 (5)
marzo 2017 (5)
febrero 2017 (5)
enero 2017 (5)
diciembre 2016 (5)
noviembre 2016 (4)
octubre 2016 (5)
septiembre 2016 (5)
julio 2016 (4)
junio 2016 (5)
mayo 2016 (5)
abril 2016 (5)
marzo 2016 (5)
febrero 2016 (5)
enero 2016 (5)
diciembre 2015 (5)
noviembre 2015 (5)
octubre 2015 (5)
septiembre 2015 (5)
julio 2015 (4)
junio 2015 (5)
mayo 2015 (5)
abril 2015 (5)
marzo 2015 (5)
febrero 2015 (5)
enero 2015 (5)
diciembre 2014 (5)
noviembre 2014 (5)
octubre 2014 (5)
septiembre 2014 (4)
julio 2014 (5)
junio 2014 (6)
mayo 2014 (5)
abril 2014 (6)
marzo 2014 (6)
febrero 2014 (6)
enero 2014 (6)
diciembre 2013 (6)
noviembre 2013 (6)
octubre 2013 (6)
septiembre 2013 (6)
julio 2013 (6)
junio 2013 (5)
mayo 2013 (6)
abril 2013 (6)
marzo 2013 (6)
febrero 2013 (6)
enero 2013 (7)
diciembre 2012 (7)
noviembre 2012 (8)
octubre 2012 (8)
septiembre 2012 (8)
julio 2012 (8)
junio 2012 (8)
mayo 2012 (8)
abril 2012 (8)
marzo 2012 (9)
febrero 2012 (8)
enero 2012 (9)
diciembre 2011 (9)
noviembre 2011 (9)
octubre 2011 (8)
septiembre 2011 (8)
julio 2011 (9)
junio 2011 (9)
mayo 2011 (7)
abril 2011 (7)
marzo 2011 (7)
febrero 2011 (8)
enero 2011 (8)
diciembre 2010 (8)
noviembre 2010 (9)
octubre 2010 (9)
septiembre 2010 (9)
julio 2010 (9)
junio 2010 (9)
mayo 2010 (9)
abril 2010 (9)
marzo 2010 (9)
febrero 2010 (8)
enero 2010 (9)
diciembre 2009 (9)
noviembre 2009 (9)
octubre 2009 (9)
septiembre 2009 (9)
agosto 2009 (1)
julio 2009 (9)
junio 2009 (9)
mayo 2009 (9)
abril 2009 (9)
marzo 2009 (9)
febrero 2009 (10)
enero 2009 (11)
diciembre 2008 (1)
noviembre 2008 (10)
Últimas entradas

El padre espiritual

Gonzalo Pérez Chamorro

La devoción que la crítica siente hacia Herbert Blomstedt, este señor de 90 años, entre los que me incluyo, se debe a que la longevidad se ha aliado con la simpatía y esta fluye con naturalidad, del mismo modo que su talento se ha transfigurado por la madurez y sabiduría de su edad. Lo que daría por verlo dirigir en el Concierto de Año Nuevo…

Accentus ha vuelto a editar, con mimo y con un sonido de gran presencia y claridad, otra entrega dentro del ciclo Beethoven de los dos últimos años. A la Quinta Sinfonía se añade el menos interpretado Triple Concierto, con tres chicos de armas tomar pero con resultado dispar. Si Martin Helmchen es un beethoveniano nato (se percibe desde la primera frase), Isabelle Faust, con su pequeño sonido (algo que se manifiesta delante de una orquesta, en música de cámara se camufla mejor), suple esta carencia con su gran clase, pero no es una violinista para esta música, ella parece tener la mente en otras cosas… Y Jean-Guihen Queyras, siempre de una elegancia clásica sin igual.

Para la Quinta, la dirección es como la de un padre espiritual. No esperen catarsis a lo Riccado Muti o Daniel Barenboim (por hablar de intérpretes beethovenianos en activo), a Blomstedt le “sale” una Quinta, dentro de un envoltorio sonoro hermosísimo, repleta de detalles en fraseos, más gozosa que dramática, con momentos de poco vibrato pero mucha expresión (no es incompatible).

Tras ella, lo que en realidad se ve es mucho ensayo y diálogo entre orquesta y director en una feliz comunión de hacer gran música.

BEETHOVEN: Sinfonía n. 5, Triple Concierto. Isabelle Faust, Jean-Guihen Queyras, Martin Helmchen. Gewandhausorchester Leipzig / Herbert Blomstedt.
Accentus ACC20411 · DVD · DTS · 78’

(+Info - Comnprar)

lunes, 1 de enero de 2018
Comentarios
Sólo puede participar con sus comentarios si es socio del Club. Inscríbase, es gratis.
Esquina inferior izquierda Esquina inferior iderecha
Portal web DotNetNuke por DOTWARE tecnología a punto   GEN. 0,0468085 s