Blogs / Foros

NOTA:
Comentarios sólo Socios del Club.
Inscríbase, es gratis.

Autores blogs
Archivos blogs
enero 2018 (5)
diciembre 2017 (5)
noviembre 2017 (5)
octubre 2017 (5)
septiembre 2017 (5)
julio 2017 (5)
junio 2017 (5)
mayo 2017 (5)
abril 2017 (5)
marzo 2017 (5)
febrero 2017 (5)
enero 2017 (5)
diciembre 2016 (5)
noviembre 2016 (4)
octubre 2016 (5)
septiembre 2016 (5)
julio 2016 (4)
junio 2016 (5)
mayo 2016 (5)
abril 2016 (5)
marzo 2016 (5)
febrero 2016 (5)
enero 2016 (5)
diciembre 2015 (5)
noviembre 2015 (5)
octubre 2015 (5)
septiembre 2015 (5)
julio 2015 (4)
junio 2015 (5)
mayo 2015 (5)
abril 2015 (5)
marzo 2015 (5)
febrero 2015 (5)
enero 2015 (5)
diciembre 2014 (5)
noviembre 2014 (5)
octubre 2014 (5)
septiembre 2014 (4)
julio 2014 (5)
junio 2014 (6)
mayo 2014 (5)
abril 2014 (6)
marzo 2014 (6)
febrero 2014 (6)
enero 2014 (6)
diciembre 2013 (6)
noviembre 2013 (6)
octubre 2013 (6)
septiembre 2013 (6)
julio 2013 (6)
junio 2013 (5)
mayo 2013 (6)
abril 2013 (6)
marzo 2013 (6)
febrero 2013 (6)
enero 2013 (7)
diciembre 2012 (7)
noviembre 2012 (8)
octubre 2012 (8)
septiembre 2012 (8)
julio 2012 (8)
junio 2012 (8)
mayo 2012 (8)
abril 2012 (8)
marzo 2012 (9)
febrero 2012 (8)
enero 2012 (9)
diciembre 2011 (9)
noviembre 2011 (9)
octubre 2011 (8)
septiembre 2011 (8)
julio 2011 (9)
junio 2011 (9)
mayo 2011 (7)
abril 2011 (7)
marzo 2011 (7)
febrero 2011 (8)
enero 2011 (8)
diciembre 2010 (8)
noviembre 2010 (9)
octubre 2010 (9)
septiembre 2010 (9)
julio 2010 (9)
junio 2010 (9)
mayo 2010 (9)
abril 2010 (9)
marzo 2010 (9)
febrero 2010 (8)
enero 2010 (9)
diciembre 2009 (9)
noviembre 2009 (9)
octubre 2009 (9)
septiembre 2009 (9)
agosto 2009 (1)
julio 2009 (9)
junio 2009 (9)
mayo 2009 (9)
abril 2009 (9)
marzo 2009 (9)
febrero 2009 (10)
enero 2009 (11)
diciembre 2008 (1)
noviembre 2008 (10)
Últimas entradas

El pasamanos

Raul Mallavibarrena

Poca gente sabe que bajo el suelo del infierno existe una compleja red de sótanos y galerías. Un laberinto inabarcable de espacios hermanados por la más tupida y espesa oscuridad. El lugar está siempre vacío y su finalidad continúa siendo un misterio. A pesar de la vorágine pavorosa que se desarrolla encima de él, reina allí, sin interrupción, un silencio absoluto.

Sin embargo, en una de las estancias encontramos una trampilla fácil de abrir, con una pequeña escalera que conduce a un túnel, siete veces más largo que lo que los hombres llamaríamos infinito. Es una galería angosta y claustrofóbica, pensada para caminar en un solo sentido, en una sola fila, con un solo destino. Un camino recto pero de pendiente continua y sutilmente descendente. No hay luces ni guías, el piso es áspero y las paredes neutras. Tan sólo, eso sí, dispone de un robusto pasamanos de ébano, anclado al muro derecho, a poco más de un metro del suelo, que recorre la totalidad del pasadizo hasta el límite mismo de su existencia. Puedo decir, sin temor a mentir, que es el más hermoso y elegante pasamanos que jamás haya facilitado el tránsito por corredor alguno. Así debe ser, ya que, debido a la oscuridad que lo rodea, su belleza y acabado son sólo perceptibles al tacto. Lo puedo decir, sin miedo a equivocarme, porque ese pasamanos lo hice yo.

Fue un encargo del único patrón de estas latitudes, y supongo que me llegó por recomendación. Precisamente él, en persona, fue quien se presentó en mi taller.

  • Cancele todos sus compromisos futuros. El trabajo que vengo a ofrecerle le llevará el resto de su vida - me dijo, con una voz menos grave de la que tradicionalmente le solemos asignar


Naturalmente, no pude negarme. Al día siguiente comencé a trabajar. Durante años recibí el ébano más firme y negro que jamás hubiera visto. Nunca antes, en todos mis años como artesano de la madera, encontré tal densidad ni perfección en un tronco talado. Ningún lugar de Ceilán o África central, donde crecen los mejores ejemplares del mundo del
Diospyros ebenum, es capaz de desarrollar un bosque tan extenso y de tanta calidad como el que me estaba sirviendo de proveedor. Pero no era de mi competencia preguntar y me limité a cumplir con el encargo.

Desde entonces, mi salud no ha sufrido mella alguna. Cada año cumplido me ido sintiendo mejor y más fuerte, hasta el punto de pensar que me habían hecho también inmortal. Pero no era así.

Entregué mi trabajo en el plazo previsto, y ese día, pude hablar por segunda vez con mi cliente.

  • En verdad, ha hecho usted una obra maestra. No me equivoqué al elegirlo – me dijo.


Entonces, empujado por la insolencia de mi edad casi centenaria, le pregunté:

  • ¿Para qué sirve este túnel?, ¿A dónde conduce?
  • Supongo que a usted ya puedo decírselo. Le pediría discreción, pero los dos sabemos que no será necesario. Estoy preparando la fuga de Dios.
  • ¿La fuga de Dios?
  • Su marcha, su huida, su retirada, como lo quiera llamar. Ha sido la única petición que me ha hecho y,  como le ocurrió a usted al recibir mi encargo, no pude negarme. Supongo que se lo debía.
  • Pero ¿por qué desde aquí, precisamente desde este lugar?
  • ¿Y qué mejor opción para un espíritu anciano que abandona la escena sin afán alguno de notoriedad? De hecho, Él hace ya tiempo que dejó de ejercer. Los hombres tienen a ese respecto un desconocimiento absoluto, aunque nadie les puede culpar por ello, claro está. Lo que ustedes llaman con figurativa ingenuidad “el cielo”, funciona desde hace siglos como una república.
  • Entiendo entonces que la victoria ha sido finalmente suya.
  • En absoluto. Siguen sin comprender nada.
  • ¿Y qué va a ser de nosotros? ¿Cómo saldremos adelante?
  • Como hasta ahora. Es así, con toda seguridad, como lo harán. Como lo han hecho hasta ahora. 
viernes, 1 de diciembre de 2017
Comentarios
Sólo puede participar con sus comentarios si es socio del Club. Inscríbase, es gratis.
Esquina inferior izquierda Esquina inferior iderecha
Portal web DotNetNuke por DOTWARE tecnología a punto   GEN. 0,0467891 s