Blogs / Foros

NOTA:
Comentarios sólo Socios del Club.
Inscríbase, es gratis.

Autores blogs
Archivos blogs
noviembre 2018 (4)
octubre 2018 (4)
septiembre 2018 (5)
julio 2018 (5)
junio 2018 (5)
mayo 2018 (5)
abril 2018 (5)
marzo 2018 (5)
febrero 2018 (5)
enero 2018 (5)
diciembre 2017 (5)
noviembre 2017 (5)
octubre 2017 (5)
septiembre 2017 (5)
julio 2017 (5)
junio 2017 (5)
mayo 2017 (5)
abril 2017 (5)
marzo 2017 (5)
febrero 2017 (5)
enero 2017 (5)
diciembre 2016 (5)
noviembre 2016 (4)
octubre 2016 (5)
septiembre 2016 (5)
julio 2016 (4)
junio 2016 (5)
mayo 2016 (5)
abril 2016 (5)
marzo 2016 (5)
febrero 2016 (5)
enero 2016 (5)
diciembre 2015 (5)
noviembre 2015 (5)
octubre 2015 (5)
septiembre 2015 (5)
julio 2015 (4)
junio 2015 (5)
mayo 2015 (5)
abril 2015 (5)
marzo 2015 (5)
febrero 2015 (5)
enero 2015 (5)
diciembre 2014 (5)
noviembre 2014 (5)
octubre 2014 (5)
septiembre 2014 (4)
julio 2014 (5)
junio 2014 (6)
mayo 2014 (5)
abril 2014 (6)
marzo 2014 (6)
febrero 2014 (6)
enero 2014 (6)
diciembre 2013 (6)
noviembre 2013 (6)
octubre 2013 (6)
septiembre 2013 (6)
julio 2013 (6)
junio 2013 (5)
mayo 2013 (6)
abril 2013 (6)
marzo 2013 (6)
febrero 2013 (6)
enero 2013 (7)
diciembre 2012 (7)
noviembre 2012 (8)
octubre 2012 (8)
septiembre 2012 (8)
julio 2012 (8)
junio 2012 (8)
mayo 2012 (8)
abril 2012 (8)
marzo 2012 (9)
febrero 2012 (8)
enero 2012 (9)
diciembre 2011 (9)
noviembre 2011 (9)
octubre 2011 (8)
septiembre 2011 (8)
julio 2011 (9)
junio 2011 (9)
mayo 2011 (7)
abril 2011 (7)
marzo 2011 (7)
febrero 2011 (8)
enero 2011 (8)
diciembre 2010 (8)
noviembre 2010 (9)
octubre 2010 (9)
septiembre 2010 (9)
julio 2010 (9)
junio 2010 (9)
mayo 2010 (9)
abril 2010 (9)
marzo 2010 (9)
febrero 2010 (8)
enero 2010 (9)
diciembre 2009 (9)
noviembre 2009 (9)
octubre 2009 (9)
septiembre 2009 (9)
agosto 2009 (1)
julio 2009 (9)
junio 2009 (9)
mayo 2009 (9)
abril 2009 (9)
marzo 2009 (9)
febrero 2009 (10)
enero 2009 (11)
diciembre 2008 (1)
noviembre 2008 (10)
Esquina superior izquierda Esquina superior derecha
Últimas entradas

Las puestas en escena hoy

Jorge Binaghi

Se las llame como se las llame en los diversos países (‘producción’, ‘dirección de escena’, ‘concepto’ o incluso la abominada por galicista ‘régie’ que se usa bastante en Latinoamérica), son uno de los problemas o de los puntos importantes (según como se miren) de la lírica actual.

Quien prefiere las tradicionales sin apelativos, las ‘reformadas’, las versiones de concierto, las ‘estáticas’, las ‘movedizas’, las ‘rompedoras’ y ‘provocativas’ o ‘conflictivas’, o las ‘contradictorias’. Quien las admite en el repertorio actual (claro) o en el barroco (menos claro pero en muchos aspectos comprensible), pero no en el que es todavía (hasta cuándo no se sabe) el núcleo del llamado ‘repertorio’ (básicamente Mozart y los románticos y sus derivaciones, del verismo a Strauss).

Si uno toma dos ejemplos abucheados el mismo día en que coincidió su estreno, el de la Carmende la Scala y el del Macbeth de Viena, al margen de otros elementos que hayan contado para la mayor o menor aceptación del resultado ‘global’, hay algo que llama la atención. Una, secundaria, es que las responsables eran mujeres. Pero si la versión de Macbeth es caprichosa, incoherente, confusa en todos los niveles (ballet incluido, en el que también intervino la directora), la de Carmen, guste o no (personalmente le he encontrado bemoles y sostenidos, pero en momentos concretos), está gobernada por un discurso serio, claramente pensado del principio al final, trabajado junto con el director de orquesta (supongo que la insistencia en que saludara incluso en la segunda función y la ‘defensa’ implícita que eso suponía de parte de Barenboim) y que probablemente por querer ser llevado a sus últimas consecuencias no tuvo en consideración la ‘gramática’ operística (singularmente, se trataba también de dos primeros trabajos para la escena lírica), que, sea lo que sea, está ahí y no se puede quebrar impunemente.

Emma Dante lleva detrás una obra teatral (de prosa) que la coloca entre lo más interesante del nuevo teatro italiano (y acaba de publicar una excelente primera novela que pronto llevará a la pantalla): me pregunto si, de invitarla, volverá a pensar en poner en escena una ópera. Vera Nemirova es una brillante alumna de Konwitschny, uno de los niños terribles de la escena lírica alemana que se apresta a su vez a estrenar Lohengrin en Bayreuth el verano próximo (habría que ver qué pensaría de esto su abuelo, el gran director Franz del mismo apellido); seguramente el futuro de la señora Nemirova es bastante más seguro y atractivo (al menos en los teatros líricos de habla alemana, pero a lo mejor también en el Liceu barcelonés)

lunes, 1 de febrero de 2010
Comentarios
Sólo puede participar con sus comentarios si es socio del Club. Inscríbase, es gratis.
Esquina inferior izquierda Esquina inferior iderecha
Portal web DotNetNuke por DOTWARE tecnología a punto   GEN. 0,1406315 s